El clima en Cipolletti

icon
Temp
82% Hum
LMCipolletti Trabajo

Quieren que se sumen más personas al plan Potenciar Trabajo

Martín García, del Movimiento de Trabajadores Excluidos que conduce Juan Grabois, estuvo en Cipolletti. La organización se opone a la decisión del gobierno nacional de no incorporar a más gente a ese subsidio.

Te puede interesar...

En los movimientos sociales, como el Movimiento de Trabajadores Excluidos que lidera Juan Grabois, están preocupadas por la decisión del gobierno nacional de no incorporar, a partir de este año, a más personas carenciadas al plan Potenciar Trabajo.

La medida ha sido justificada por la administración del presidente Alberto Fernández haciendo referencia al crecimiento que está experimentando la economía argentina y que, por tal motivo, tanto los beneficiarios del plan como los desocupados en general van a ir accediendo a puestos laborales formales y genuinos.

Por supuesto, en los movimientos sociales tienen una visión diferente de lo que está ocurriendo con la evolución de la economía y sostienen que todavía resulta necesario ampliar la cantidad de personas que acceden a este subsidio.

Además, temen que, a resultas del acuerdo que se está por firmar con el Fondo Monetario Internacional, se empeore la situación de los millones de argentinos que siguen en situación vulnerable, por debajo de la línea de la pobreza o que directamente viven en la más completa indigencia.

Así lo expresó ayer el dirigente nacional para la Patagonia del MTE, Martín García, quien el martes visitó Cipolletti, donde mantuvo una reunión con la referente social Lilia Calderón y otros militantes de organizaciones populares.

El análisis de García, y que comparte en lo medular Calderón, es que no están dadas las condiciones socio-económicas para clausurar las altas en el Potenciar Trabajo, como anunció hace unos días el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta. Al contrario, el panorama existente tornaría imprescindible que se sumen más personas a la iniciativa.

Indicó, al efecto, que el plan ha permitido sostener las numerosas labores que desarrollan argentinos y argentinas que han sido castigadas por el desempleo y la falta de oportunidades y que, con lo que cobran, han mantenido en actividad propuestas muy diversas, como lo son los comedores comunitarios y los emprendimientos productivos de la economía popular, pasando por el desarrollo de obras de infraestructura en barrios carenciados.

Recordó que lo que se paga a cada beneficiario suma apenas unos 16.000 pesos al mes, es decir, la mitad de lo que está pautado como salario mínimo vital y móvil. Con ese dinero, que es por supuesto muy necesario para quien lo percibe, no se alcanza a cubrir ni mínimamente el trabajo desplegado y mucho menos se puede parangonar con lo que cuesta la canasta básica de alimentos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario