El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
42% Hum
LMCipolletti Repartidores

Por robar a repartidores lo condenaron a cuatro años de cárcel

Los trabajadores descargaban mercadería en una despensa del barrio Anai Mapu y fueron abordados por dos ladrones. Uno escapó. El otro fue atrapado con la ayuda de un vecino. Tenía antecedentes por asaltante.

Un joven que, junto a un cómplice que logró escapar, robó pertenencias a dos repartidores mientras descargaban bebidas en un comercio del barrio Anai Mapu de Cipolletti fue condenado a cuatro años de prisión efectiva en un juicio abreviado en el que admitió su culpabilidad.

La pena contempló los antecedentes que posee el acusado, identificado como Brandon Rivero, quien por este caso estaba en prisión preventiva en el Establecimiento Penal 5 de Cipolletti y ya había sido hallado culpable en septiembre del año pasado por un asalto a mano armada por el que le habían dado tres años de prisión en suspenso y pautas de conducta por dos años, con lo que aún estaba vigente la condicionalidad del castigo.

Te puede interesar...

El golpe a los repartidores fue el 3 de abril último frente a una despensa ubicada en la calle Los Menucos entre Río Negro y Río Neuquén. Allí había un camión de una empresa de General Roca que distribuye bebidas y mientras sus dos empleados descargaban la mercadería, Rivero y el otro ladrón se apoderaron de una camperón negro de River Plate y una mochila que se encontraba en la cabina del vehículo.

Lamarque y Pastor Bowdler.jpg

Pero además Rivero abordó a uno de los empleados que se había quedado preparando la descarga y, con un objeto que llevaba en la mano que pensó que era un arma, lo amenazó diciéndole “no te muevas, dame plata, que tenés", mientras le revisaba los bolsillos.

Instantes después salió del negocio en otro trabajador, a quien el ladrón también amedrentó con el mismo elemento que portaba, exigiéndole “lo que tenía” y también palpándole los bolsillos.

En principio se presumió que era un arma de juguete lo que utilizó como medio de intimidación, pero no lo pudieron comprobar.

Con lo que logró apoderarse, es decir el abrigo de River y la mochila, Rivero escapó corriendo. Sin embargo, no logró ir muy lejos.

Vecino comprometido

Un vecino vio toda la secuencia del atracó fue hasta la Comisaría 45, que queda a 150 metros, y alertó lo que estaba pasando.

Esa persona no solo prestó esa colaboración, sino que aportó su propio vehículo para salir a buscar a los hampones.

Fueron con policías e invitaron a uno de los trabajadores damnificados para que les describiera las características físicas del sujeto que les había robado.

Dieron unas vueltas, a modo de “rondín” por las calles Neuquén y Lamarque, hasta que observaron a un sujeto que pasó corriendo cargando algo y que se metió en una casa ubicada en Lamarque 1575, a dos cuadras y media de la despensa.

Los policías continuaron en el lugar y se comunicaron con la Fiscalía, desde donde al ser “un caso de urgencia”, los autorizaron para ingresar al domicilio, donde aprehendieron a Rivero y también encontraron cerca de él los elementos robados.

Cambio de calificación

Rivero había sido imputado por el delito de “robo agravado por el uso de arma de utilería”, ya que eso llevó a sospechar por el elemento que exhibió en la mano durante el ataque. Además, la hipótesis tomó fuerza con el secuestro de una réplica de arma hallada en un allanamiento, pero en un domicilio que no es el del imputado.

Sin embargo, esa presunción comenzó a debilitarse porque los propios damnificados manifestaron que no podían asegurar qué era lo que portaba.

Ante la falta de certeza, el fiscal Guillermo Ibáñez y la defensora Luciana Chianese, consensuaron atenuar la acusación por “robo simple” y encaminar la causa en un juicio abreviado e imponerle un año de prisión efectiva por el antecedente del asalto que protagonizó junto a otro cómplice en diciembre de 2022 en el que le dieron tres años de prisión condicional y cumplimiento de pautas de conducta por dos años.

Martillo remate.jpg

El acuerdo estableció unificarle ambas condenas y totalizarle cuatro años de cárcel de cumplimiento obligatorio.

El imputado aceptó la propuesta, lo que significó que admitía su responsabilidad en el reciente hecho. Mientras que los denunciantes también prestaron conformidad.

La jueza María Florencia Caruso Martín avaló el acuerdo y dictó la sentencia como lo habían planteado las partes.

Como Rivero estaba en prisión preventiva en el Establecimiento Penal 5 comunicó a sus autoridades que continúe alojado en ese lugar.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario