Pidieron condenar a prisión perpetua a Irene Méndez por el crimen de Eduardo Honores

El martes próximo los jueces darán a conocer su decisión.

Quedó cerrado el proceso en contra de la condenada por el crimen de Eduardo Honores y, como se preveía, los acusadores reclamaron un castigo perpetuo. En el caso de la defensa, se limitó a pedir que no se contemple la reincidencia.

Una vez más, la neuquina Irene Méndez concurrió a los tribunales de Urquiza y España para protagonizar la audiencia de cesura. El trámite se desarrolló ayer por la mañana, fue muy rápido y tanto la fiscalía como la querella sostuvieron el reclamo del máximo castigo para la mujer, que ya había sido declarada autora del asesinato de Honores en su casa de calle Villegas al 900.

Te puede interesar...

Debido a que Méndez fue encontrada culpable del delito de homicidio doblemente agravado por ser cometido criminis causa y con alevosía, la única pena posible que puede recaer sobre su persona es prisión perpetua. En este marco, los fiscales Gustavo Herrera y Martín Pezzetta, junto con el querellante particular, el abogado Agustín Aguilar, solicitaron que la condenada cumpla el máximo castigo contemplado en el Código Penal. A su turno, la defensa oficial, a cargo de Juan Pablo Piombo, no puso objeciones y se limitó a requerir que se deje sin efecto la reincidencia.

meynet Herrera

La solicitud del representante legal de Méndez tiene directa relación con una serie de causas penales abiertas en Neuquén y que fueron resueltas ya hace tiempo por delitos menores.

La audiencia desarrollada en los tribunales locales estuvo presidida por los jueces Álvaro Meynet, Florencia Caruso y Julio Martínez Vivot, quienes fijaron la lectura del veredicto para la semana que viene.

A la hora de justificar su postura, los fiscales recordaron que “era la única pena posible de acuerdo a la calificación legal por la cual el tribunal la encontrara culpable”. “Los tratados internacionales no prohíben la aplicación de una pena perpetua”, sostuvo Pezzetta, quien de esta manera salió a responder la discusión generada en el juicio contra Matías Baldebenito, donde la defensa cuestionó los pedidos de penas perpetuas.

El crimen de Honores ocurrió el 7 de mayo de 2017. Luego de varios meses de investigación, las sospechas confluyeron en Méndez, quien fue detenida en su casa de Centenario.

Un cliente que pagaba hasta $2 mil por visita

El proceso por el crimen de Eduardo Honores atravesó distintas instancias, con una primera etapa que estuvo marcada por un gran despliegue de funcionarios policiales y judiciales, aunque sin resultados positivos. Después, tras el análisis del teléfono de la víctima, se consiguió dar con una sospechosa, que resultó ser una prostituta identificada como Irene Méndez.

La mujer no desconoció el tipo de vínculo con Honores y dio detalles precisos de cuántas veces se veían por mes y los pagos que él le efectuaba, que rondaban los 2000 pesos por cada visita. “A la que menos le servía Eduardo muerto era a mí”, trató de justificarse para señalar que no tenía ningún motivo para asesinar a Honores.

Sin embargo, más allá de los intentos de Méndez por desvincularse de lo sucedido en la casa de Villegas al 900, la fiscalía fue acumulando pruebas incriminantes y a la hora del juicio, las expuso ante el tribunal.

Ahora, la condenada solo tiene la posibilidad de impugnar el fallo en su contra.

LEÉ MÁS

Jueces denunciados tras la fuga de una condenada que se cortó la tobillera

La trama oculta del escape: Irene Méndez se sacó la tobillera y huía a Buenos Aires

La prostituta que asesinó a Honores se cortó la tobillera electrónica y se fugó

Último momento: atraparon a la prostituta que asesinó a Eduardo Honores

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario