Pide que internen a su nieto porque es adicto a la droga

Un vecino denunció a la Justicia por no cumplir la recomendación del hospital cipoleño.

Un abuelo cipoleño pide ayuda para lograr la internación de su nieto, quien sufre problemas con el alcohol y las drogas. El joven, mayor de edad, ingresó recientemente a su hogar y provocó una serie de destrozos, por lo que el hombre perdió la paciencia y pide que alguien ayude a su nieto a superar las adicciones.

Néstor Lara Baragaño denunció que el Poder Judicial lo tiene “abandonado”, pese a que fue elevado un pedido específico del hospital local para que el joven sea internado. No es el primer caso en la ciudad, lo que expone la desesperación de muchos vecinos que no encuentran la forma de ayudar a sus seres queridos a salir de la droga, ni tienen el apoyo necesario por parte del Estado.

“Fui al Juzgado de Familia hace más de dos semanas para que me den una mano, pero nadie se movió. El chico tiene un pedido de internación pero yo no lo puedo llevar a la fuerza, necesito que alguien me ayude a ingresarlo”, indicó Lara Baragaño.

El vecino manifestó que su nieto de 23 años, sufre el abandono de todos los entes del Estado al no brindarle la ayuda para ingresarlo a un centro de rehabilitación pese a sus adicciones, al asegurar que desde el Juzgado de Familia le dijeron que “no tienen los medios necesarios para poder llevarlo” a una clínica especializada.

El pedido del abuelo es para que internen “a la fuerza” al joven en un centro terapéutico, ya que aseguró que este se convirtió en un peligro tanto para sí mismo como para todos los que lo rodean y que no tiene interés en tratarse.

“El 12 de marzo el área de Salud Mental del Hospital de Cipolletti determina que es necesario la internación de “E” -la identidad se mantiene bajo reserva para preservar al joven-, y que el tribunal de la ciudad debe estar informado de esto. Este es un oficio judicializado, que dice que se tiene que hacer internar, con la fuerza pública si es necesario si está descontrolado. Y él está descontrolado, pero nadie me ayuda a llevarlo”, remarcó el hombre con el documento que avala su reclamo.

Lara Baragaño agregó que hace años que el chico entra y sale de momentos de violencia y descompensaciones por su enfermedad, y que incluso hace unos días “empezó a convulsionar, y llamamos al hospital, pero en el momento que vieron que estaba algo recompuesto lo dejaron abandonado, se fueron con la ambulancia y nadie hizo nada más. Nosotros ya no sabemos qué otra cosa hacer”.

A la familia le preocupa el deterioro de su salud, pero esperaban que el Estado reaccione al peligro que suponen sus ataques violentos. Hasta ahora no hubo respuesta.

Qué dice la ley

Una persona adicta al alcohol o las drogas puede ser internada en contra de su voluntad, pero es necesaria la intervención directa de un juez. La ley nacional de salud mental contempla las adicciones como un padecimiento pasible de tratamiento.

En el caso de quienes no quieren recibir tratamiento, la norma autoriza a que declararlo “incapaz por causa de enfermedad mental o adicciones” y con ese diagnóstico, ordenar su internación “en los casos de riesgo cierto e inminente para sí o para terceros”. El fallo judicial debe fundamentarse en la resolución de un equipo médico interdisciplinario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario