Petardos matan a un perro

Aseguran que el animal falleció de un paro cardíaco en Nochebuena.

La ordenanza municipal que prohíbe la venta de petardos en la ciudad se cumplió a medias en la ciudad, y en muchos lugares directamente fue ignorada, no sólo por comerciantes sino también por vecinos, quienes decidieron hacer uso de los artificios de estruendo. En ese marco, según denunciaron mascoteras y proteccionistas de animales, un perro callejero murió de un paro cardíaco en medio de la calle en Nochebuena a causa de los fuertes estruendos.

Los testigos del desafortunado hecho subieron una foto del animal a las redes sociales para expresar su indignación, la cual se viralizó en cuestión de segundos. Además, explicaron que vieron cómo el perro corría desesperado una vez que la gente comenzó a celebrar la Navidad con petardos de diverso tipo e intensidad y cómo, inesperadamente, se desplomó en el piso y dejó de latirle el corazón de un momento para otro.

Te puede interesar...

Si bien quisieron reanimarlo, los intentos fueron en vano porque el perro había muerto de un paro cardíaco por el susto por los estruendos, según afirmaron los testigos de la situación.

“No sabemos si tenía dueño, si era de la calle ni de dónde venía, pero sí sabemos que no tendría que haber muerto así”, sentenciaron proteccionistas en diferentes grupos de Facebook.

El hecho generó indignación entre los vecinos, que no dudaron en expresar su bronca a través de las redes sociales y renovaron el pedido de no utilizar pirotecnia durante las fiestas, para evitar nuevas muertes absurdas como la de este perro.

“No sabemos si tenía dueño, si era de la calle ni de dónde venía, pero sí sabemos que no tendría que haber muerto así. Basta, por favor, son seres inocentes que sufren hasta la muerte”. Texto de la denuncia en Facebook

Venta clandestina

Petardos, cañitas voladoras y bombas de estruendo volvieron a utilizarse con intensidad en la noche de Navidad pese a la prohibición a la pirotecnia ruidosa que rige en la ciudad por ordenanza.

La nueva norma entró en vigencia este año por primera vez. Allí se establece que en Cipolletti sólo están permitidos los productos pirotécnicos lumínicos, no así aquellos que generan ruidosas detonaciones.

Pero los explosivos no sólo se consiguieron de manera clandestina, a través del mercado negro, sino en comercios habilitados y expuestos para la venta, lo que no dejó de sorprender a los propios consumidores.

Los controles del Municipio o fueron bastante laxos, o bien directamente no se realizaron. El propio concejal Miguel Aninao dijo que fue una pena lo que ocurrió en la Nochebuena, teniendo en cuenta todo lo que se había trabajado para realizar la ordenanza, la cual motivó un largo debate y reuniones con diferentes actores de la sociedad civil, muchas veces con intereses contrapuestos. La alarma se enciende también para lo que viene, sobre todo para Año Nuevo.

¿En tu barrio tiraron petardos...

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario