Patachorros desvalijaron una casa en plena siesta

Ocurrió en el barrio San Sebastián y los damnificados son una familia de trabajadores.

Los temidos patachorros volvieron con todo y una de las damnificadas fue una familia del barrio cipoleño San Sebastián, que sufrió el robo de varios artefactos electrónicos, herramientas y un instrumento musical de gran valor afectivo. El hecho ocurrió a plena luz del día y los delincuentes habrían actuado con el apoyo de un vehículo.

Las bandas delictivas se muestran impunes en algunas zonas y en las últimas horas, una familia del San Sebastián resultó perjudicada por un robo que los dejó casi sin nada. En diálogo con LM Cipolletti, Yanina contó que desconocidos entraron a su propiedad cuando no había nadie y que habrían permanecido en el interior un tiempo importante, buscando los objetos de más valor. De esta forma, se apropiaron de televisores, un equipo de música, un amplificador y un bajo. “Nos sorprendió porque hace más de 12 años que vivimos acá, es un barrio tranquilo, es la primera vez que nos roban”, destacó la dueña de la vivienda.

Los ladrones entraron en forma directa por la puerta delantera, que da a la calle, tras forzarla con una barreta y abrirla mediante precisas patadas. Yanina especula que los autores los estuvieron vigilando y que sabían que la vivienda se encontraba sin sus ocupantes. “Yo estaba trabajando”, apuntó.

Debido a que el robo se produjo alrededor de las 15:30 de anteayer, casi no había movimiento en la calle y sólo una vecina se vio alertada por unas voces, que la llevaron a mirar hacia afuera y ver un auto sospechoso. La mujer tomó la precaución de anotar la patente y, por ahora, se está investigando su procedencia.

El robo se produjo en una vivienda que se encuentra cerca de la intersección de las calles Bolivia y Lago Escondido. Los ladrones se movilizaban en un vehículo.

En el interior de la vivienda también forzaron las puertas de las habitaciones y tras apropiarse del botín, habrían huido en el vehículo que los esperaba afuera. Más allá de que todo lo robado tiene un gran valor para las víctimas, Yanina lamentó la sustracción del bajo, “una reliquia de la familia y que nos duele a nosotros pero no tiene valor de venta”.

Con la esperanza de recuperar el instrumento musical, Yanina se encargó de publicar una serie de fotografías en las redes sociales pero hasta ayer no habían surgido novedades sobre su posible venta en el mercado negro.

--> Sin novedades sobre los autores

La denuncia por el robo fue efectuada en la Comisaría 24 y hasta ayer no habían surgido novedades sobre los posibles autores.

La dueña de la vivienda, Yanina, trabaja en un supermercado como cajera y sospecha que los ladrones estuvieron merodeando la zona días antes.

Asimismo, explicó que toca el bajo por gusto y que proviene de una familia amante de la música. “Es algo de familia”, remarcó la vecina, que espera al menos recuperar su apreciado instrumento musical.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario