Parrillas bajo la lupa por el millonario negociod del contrabando de carne

Están en la mira del Senasa junto con las carnicerías y almacenes.

POR GUILLERMO ELIA /policiales@lmneuquen.com.ar

Desde el corrimiento de la barrera sanitaria hasta el río Colorado para la carne con hueso, allá por 2013, el precio se disparó en la región y muchos comerciantes encontraron la beta para sobrevivir mediante el contrabando. Hoy el Senasa tiene bajo la lupa a las parrillas, carnicerías y almacenes de barrio. Además, trabaja para cerrar acuerdos con los municipios para inspeccionar estos locales y su actividad.

En la actualidad el negocio del contrabando es millonario: sólo en 2017 se incautaron 45 mil kilos de carne con hueso que tenía como destino la región y cuyo valor ascendía a los 5,5 millones de pesos de acuerdo con los datos informados por el Senasa.

Te puede interesar...

En lo que va del año, la cantidad de carne incautada supera los 11 mil kilos y el fenómeno no parece mermar según las proyecciones que se realizan.

Desde el organismo nacional admitieron que es imposible un control total de los vehículos que entran a Río Negro y Neuquén, por lo que del universo de carne que ingresa por el mercado negro estiman que se estaría incautando como mucho un 60 por ciento.

Muchos intentan pasar carne con hueso para comercializar en la región.

La rentabilidad

El negocio es más que rentable. Por costillar de 10 kilos que entra proveniente principalmente de Buenos Aires y La Pampa, los comerciantes se ahorran unos 2000 pesos respecto del valor que tiene la carne en la región. Para una parrilla que tiene una fuerte demanda durante el fin de semana el ahorro supera los 40 mil pesos.

Esta actividad ilegal es la que permite que hoy varios comercios se mantengan con vida, de lo contrario tendrían que escalar sus precios por lo que estiman que la clientela les caería en picada.

Es por eso que muchos comerciantes tienen todo articulado con los traficantes de carne.

De acuerdo con lo detectado hasta ahora, las personas abocadas al contrabando han preparado camionetas, sacándoles hasta el asiento del acompañante, para que les entre la mayor cantidad de carne posible. Se estima que en esos vehículos se puede llegar a pasar unos 150 kilos de carne.

Ante semejante riesgo, los traficantes conocen todas las picadas y horarios clave para burlar los controles.

En los principales lugares donde se ha logrado detenerlos es en Casa de Piedra, Chichinales, Barda del Medio y Picún Leufú, localidades en las que se han encontrado en problemas (ver a arte).

Por cuestiones económicas y de mercado, el contrabando de carne con hueso en la región seguirá siendo un flagelo.

p28-f01b-carne-secuestrada1.jpg

--> Algo huele mal en la Policía

El Senasa tiene un puesto de control en la Ruta 237 a la altura del kilómetro 1335. Por esa zona es frecuente el tráfico de carne para abastecer a todo el corredor turístico que va desde Junín de los Andes hasta El Bolsón pasando por San Martín, La Angostura y Bariloche.

En ese puesto han tenido varios conflictos con la Policía neuquina ya que han observado que colaboran con el mercado negro y hasta han encontrado a efectivos policiales traficando.

Uno de los inconvenientes que les ha surgido es que en la comisaría no les han querido tomar la denuncia y hasta se han quedado de manera ilegal con parte del cargamento incautado.

Por ese motivo es que desde hace un par de semanas el organismo nacional ha comenzado a controlar con la Gendarmería Nacional. En la zona tienen identificado un par de frigoríficos que están involucrados en el contrabando.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario