El clima en Cipolletti

icon
21° Temp
16% Hum
LMCipolletti clases

Moverse mirando la pantalla para superar la cuarentena

Profes y alumnos se adaptaron. Canotaje, judo y deportes para abuelos se practican por redes.

Todos los días miles de cipoleños asistían a una docena de actividades deportivas organizadas por el Municipio, pero la cuarentena por el coronavirus cortó de manera imprevista la vida social. Desde marzo los profesores debieron reinventarse a través de la virtualidad con mucho trabajo y originalidad para garantizar la participación de sus alumnos y evitar que el vínculo desaparezca. Videos, grupos de Whatsapp, juegos y desafíos fueron las estrategias para seguir con las clases y mantener ocupados cuerpo y mente.

Hace pocos meses pensar en aprender canotaje sin estar en el río parecía algo imposible. Pero el profe Mauricio Quintero, de la Escuela Municipal, se las tuvo que ingeniar para llevar su conocimiento a los alumnos a través de una computadora. “Este año empezamos con las clases normales en febrero, de forma presencial, a orillas del río Negro. Nunca imaginamos que en pocas semanas estaríamos encerrados en nuestras casas. Teníamos 70 personas divididas en cuatro grupos, con dos clases semanales de lunes a sábado”, contó Mauricio en diálogo con LM Cipolletti.

Te puede interesar...

El primer objetivo fue el más difícil porque la técnica se suele aprender con las actividades en el río. “Para nosotros lo principal es trabajar sobre el agua, aunque a veces también solemos hacerlo afuera para conocer la técnica, corrigiendo posturas y marcando los brazos. No nos quedó otra opción que apelar a eso”, añadió Mauricio. Y sumó que la etapa de acondicionamiento físico trata de que los alumnos no pierdan el estado, la fuerza y la flexibilidad.

Las clases se transmiten en vivo por Facebook y además los profes suben videos editados con gráficos y dibujos para, por ejemplo, corrección de posturas. Luego los alumnos envían sus videos con los ejercicios.

canotaje

“Lo bueno de las clases en vivo y los videos es que todo queda cargado en internet y cada persona puede ingresar cuando tiene tiempo y ganas, y no tienen que estar pendientes de cumplir con el horario de la clase”, explicó el profesor. Agregó que algunas de las clases la transmitieron desde la costa del río para enseñar sobre las características de la cuenca y conocer el tipo de navegación según la corriente.

“Con las clases virtuales nos bajó muchísimo la cantidad de alumnos, y somos concientes de eso. Se complica nuestra actividad sin el contacto con el agua. Alrededor de un cuarto de las personas que venían en febrero siguieron firmes. Pero pudimos entender que muchos optan por ver las clases de forma diferida y no en directo. Eso nos dio esperanzas de que vamos por buen camino”, expresó.

Ahora la actividad de remo ya fue autorizada pero sólo de manera individual, por lo que algunos que tienen botes pudieron comenzar a practicar.

“Entendemos que la forma no es la que debería ser, y muchos nos expresaron que no se enganchaban con lo virtual porque querían practicar, salir a remar. La mayoría es gente que le gusta estar al aire libre, disfrutar del río, y la virtualidad no los motiva. Nosotros asumimos el compromiso laboral de mantener la presencia y las actividades, y es lo que vamos a seguir haciendo hasta que vuelva la normalidad”, afirmó Mauricio.

Pensando en los abuelos

Otra profe que debió incursionar en la virtualidad de sus actividades fue Marilina Henostroza, profesora de Newcom en el Corpofrut, vóley adaptado para adultos. Se trata de un deporte prácticamente nuevo en la zona y que ya convoca a un centenar de personas que no sólo tienen como objetivo la actividad deportiva en sí misma sino también conformar un grupo de amigos con quienes se pueda conversar y disfrutar de una tarde agradable.

Marilina Henostroza, profesora de Newcom

“Es muy similar al vóley, se juega con seis jugadores mixtos, pero manteniendo siempre la paridad de género para evitar desigualdades respecto de la fuerza. La idea es pasar el balón al campo contrario con un lanzamiento a dos manos, con un mínimo de dos pases previos. El ser mixto ofrece la posibilidad de que los participantes jueguen con sus propias parejas”, contó Marilina.

La actividad comenzó en 2017 con seis personas. Con el tiempo la gente se fue sumando y ya son más de 30 en tres categorías: de 50 a 60 años, has 70, y más 70.

“Ellos disfrutan mucho de este deporte, se relajan y pasan un momento divertido. La pandemia nos tomó por sorpresa a todos, tuvimos que ajustar las actividades de forma virtual porque, además, todos son población de riesgo. Ya pasaron muchos meses y se extraña el contacto social, eso es parte primordial de esto, poder compartir un momento en grupo. Yo me las rebusco como puedo; hago videos con actividades para que trabajen el tren inferior y superior para no perder el movimiento. A ellos les gusta, no digo que lo hagan completo, pero van viendo y hacen lo que pueden”, explicó la profe.

El equipo tiene un grupo de Whatsapp donde se mantienen al tanto y comparten las actividades. “Ese grupo nació antes de la pandemia para mandar información sobre torneos, y ahora se reconvirtió. No se trata sólo de hablar de ejercicios, también tiene una finalidad de establecer contacto humano, escuchar, hablar, y acompañarse. Brindar una palabra de aliento, saber que todos tenemos días buenos y otros no tanto, y sentir que del otro lado hay alguien presente”, expresó Marilina.

newcom

Henostroza explicó que el grupo fue siempre muy activo y que la pandemia afectó de forma directa al movimiento físico. “Los sábados ya los tenemos fijos, hacemos clases por Zoom, charlamos, nos ponemos al día y hablamos sobre las cosas que nos pasaron en la semana. Es estar en contacto continuo. Ellos están muy ansiosos por volver al Corpofrut, pero hay que ser muy cautos y prever su regreso porque son adultos mayores y debemos preservarlos”, relató la coordinadora.

Una persona del grupo sufrió Covid, y se encendieron todas las alarmas, pero por fortuna logró superarlo sin mayores complicaciones.

“Es muy importante el grupo. Les encanta jugar y juntarse con sus pares, disfrutan de sus compañeros. Se convirtió en un gran grupo de amigos, y se necesitan. Es muy importante que puedan tener vida social, hablar de cómo se sienten, que se escuchen y acompañen”, finalizó Marilina.

La Secretaría de Actividad Física y Deportes de Cipolletti ofrece una gran variedad de actividades virtuales a través de su canal de videos en Youtube y de la página de Facebook. Además, en las redes sociales se puede disfrutar de las clases en vivo. Algunas de las propuestas son yoga, vóley, gimnasia artística, aikido, acondicionamiento físico, básquet, deporte adaptado, boxeo, handball, entre muchas otras. También realizan charlas virtuales y entrevistas con destacados deportistas para aliviar el estrés del año marcado por el Covid-19.

El desafío del deporte de contacto

Judo es una de las actividades deportivas más elegidas en la ciudad convocando a más de un centenar de personas. Se trata de un deporte de contacto y seguirá suspendida hasta que se apruebe un protocolo que permita al menos volver a entrenar de manera presencial. Mientras tanto, profes y alumnos tienen clases virtuales.

Guillermo Sangre es una de los profes más reconocidos, con 12 años al frente de este deporte. Contó que el año había comenzado con unos 200 alumnos, a partir de 5 años. La convocatoria había sido tanta que además de las clases en el Estadio Municipal y el Corpofrut iban a sumar el Gimnasio 1, cuando llegó la pandemia. “Fue todo muy rápido: nadie sabía qué iba a pasar. De inmediato junto con los otros profes tuvimos que idear una estrategia para iniciar con las clases virtuales a través de Facebook e Instagram. Por suerte los chicos se sumaron a todas las actividades”, expresó Guillermo.

Guillermo Sangre profesor de judo

“Pensábamos que en un mes íbamos a volver, pero se volvía a estirar más y más. Armamos tres clases por semana y participan alrededor de 50 chicos. Tenemos clases en vivo, subimos videos y mantenemos el contacto con grupos de Whatsapp. Proponemos actividades de preparación física, enseñamos las técnicas y sumamos los desafíos de cómo atarse el cinturón y pruebas que ellos deben hacer en sus casas, filmarse y compartirlo para recibir una devolución. Por suerte se prendieron y se divierten”, expresó el profe.

Dijo que tanto los profes como los chicos desean volver lo antes posible a las clases presenciales, pero entienden que será complicado al ser un deporte de contacto físico. “Presentamos un protocolo para entrenar, y creemos que se podrá aplicar recién el próximo año. En algún momento vamos a tener que reactivar, no se puede esperar hasta la vacuna”, añadió Guillermo.

judo

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
50% Me gusta
0% Me da igual
50% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario