Marcharon para que la justicia autorice la cooperativa Interlagos

Organizaciones sociales, políticas y sindicales bancaron a los obreros.

En el marco del paro nacional docente, al que se sumaron también los trabajadores estatales de Río Negro, se realizó ayer en Cipolletti una movilización para defender las fuentes laborales de los ex trabajadores de Interlagos.

Organizaciones sociales, políticas y sindicales se dieron cita en la plaza San Martín, desde donde salieron marchando por las calles de la ciudad para exigirle al juez Diego Di Virgilio que reconsidere la decisión de impedir a la cooperativa de los ex empleados poner en marcha la fábrica. La movilización terminó en las puertas del juzgado, para meter presión al magistrado.

Te puede interesar...

La columna de manifestantes fue bastante nutrida y contó con la participación de importantes dirigentes sindicales y sociales de la ciudad y también de la legisladora provincial Carina Pita. Obviamente también estuvieron presentes ex obreros de la embotelladora, que desde abril perdieron sus fuentes de trabajo y subsisten gracias a la caridad de los vecinos.

La columna se movilizó por las calles del centro de la ciudad y terminó frente a las oficinas de la Cámara Civil. En ese marco, aseguraron que la cooperativa cumplió con los requisitos que la ley exige para poder reanudar la producción de la fábrica de gaseosas, algo que el juez no entendió de la misma manera.

6 meses sin cobrar un peso llevan los ex trabajadores de Embotelladora Comahue.

La semana pasada, Di Virgilio había exigido que dos tercios de los ex empleados debían conformar el grupo de trabajo para poder habilitarlo y pode reproducir hasta que se determine la venta. Los trabajadores presentaron las firmas necesarias asegurando que se había alcanzado el número. Sin embargo, el magistrado las rechazó.

Desde el Poder Judicial explicaron que el primer plazo previsto se superó sin novedades y se dieron más días para que alcancen a juntar la cantidad de personas que se necesitaban. Pero el segundo plazo se cumplió sin que se haya logrado conseguir el número necesario.

Se supo que varias de las firmas presentadas fueron rechazadas por el magistrado, porque no cumplían con los requisitos necesarios. “Se trataba de firmas de vecinos que accedieron a colaborar, pero que no eran trabajadores de la fábrica”, indicaron fuentes judiciales.

Así las cosas, por ahora la única opción que les queda a los obreros es comprar la planta a través de la licitación pública.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario