Marcha atrás en el caso Solís: liberaron al único sospechoso

Desde la Fiscalía buscan más pruebas.

El único detenido por el asesinato a balazos de Raúl Alejandro Solís en la toma 2 de Febrero fue liberado, y los responsables de la investigación aguardarán los resultados de una serie de pericias para reclamar su procesamiento, indicaron fuentes judiciales.

Por el hecho, ocurrido el 18 de septiembre, se encontraba tras las rejas un hombre conocido como Tucu. Había sido apresado junto a varias personas, aunque sólo él fue imputado por el delito de homicidio. Asimismo, resultó herido y su detención se concretó apenas recibió el alta médica del hospital de Cipolletti.

Sin embargo, precisaron las fuentes, las pesquisas llevadas adelante por la Fiscalía de Delitos contra las Personas no avanzaron por los carriles esperados y el Tucu fue beneficiado con la excarcelación.

La prueba física que incrimina al principal sospechoso es escasa y la parte acusadora aguardará la recepción de nuevos elementos a partir de estudios de ADN que se realizarán en el Laboratorio de Genética Forense de San Carlos de Bariloche. Por otro lado, está contemplado un barrido electrónico de la ropa que vestía el Tucu.

Frente a este panorama, el Juzgado de Instrucción interviniente resolvió dictar la excarcelación y estará pendiente de las nuevas solicitudes del Ministerio Público cipoleño.

A partir de las primeras pesquisas, se supo que Solís fue baleado con un arma calibre 32 y que recibió no menos de cuatro disparos. Por el aporte de los testigos, trascendió que hubo fuego cruzado y que el enfrentamiento tendría relación con el mundo de las drogas. Desde la Fiscalía se especificó que el Tucu habría llegado hasta una vivienda donde se encontraba Solís y efectuó una andanada de disparos. Por otro lado, la Policía provincial ubicó a Solís y al Tucu como integrantes de bandas antagónicas, ligadas al narcotráfico en la región.

Violencia
La 2 de Febrero, bajo la lupa

El brutal asesinato de Raúl Solís, quien vivía en el barrio San Lorenzo de Neuquén capital, formó parte de una seguidilla de hechos violentos ocurridos en la toma 2 de Febrero. Desde hace tiempo, la Policía tiene bajo la lupa a ese sector de la ciudad porque lo considera un aguantadero de delincuentes y narcos. En los últimos meses, allanamientos realizados por la Brigada de Investigaciones derivaron en el secuestro de armas, drogas y artículos robados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario