Marcan a un militar chileno como el asesino de Sergio Ávalos

Era jefe de seguridad de Las Palmas y había dejado escrita la coartada.

Guillermo Elía

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Para la querella, la desaparición forzada de Sergio Ávalos arranca con su asesinato dentro de Las Palmas y marca como autor material a un militar retirado del Ejército chileno que en ese entonces era jefe de seguridad del boliche. En su casa, secuestraron un papel donde estaba escrita la coartada y cada una de las respuestas que tenían que dar los patovicas cuando les consultaran por Ávalos.

Es el primer dato concreto, en casi 15 años, que sale a la luz y todavía hay más detalles siniestros de cómo actuaron y qué rol cumplieron los patovicas, cuyas identidades serán develadas por la querella a fin de mes, si es que la Justicia Federal no los procesa antes.

Te puede interesar...

La seguridad en Las Palmas estaba a cargo de policías, gendarmes y militares que eran contratados por el administrador del local.

La noche del 14 de junio de 2003, una prostituta vip que frecuentaba fiestas en las que participaba un funcionario de primera línea del gobierno de Jorge Sobisch y donde abundaban la droga y el alcohol, habría visto cómo mataron a Sergio. Esto lo confirma el relato de un testigo reservado y protegido que fue apuñalado la noche previa a su declaración, en julio de 2017, ante el juez federal Gustavo Villanueva.

Entre los que golpearon y mataron a Sergio estaba este militar chileno -cuyo expediente ya ha requerido el vecino país el abogado querellante Luis Virgilio Sánchez-, quien junto con el resto de los patovicas se encargaron de hacer desaparecer el cuerpo del estudiante.

Todos sellaron un pacto de silencio que incluyó un único relato de lo que ocurrió esa noche: fue una noche tranquila en la que no pasó nada raro. De ese absurdo relato, no se han corrido ni una línea a lo largo de los años ya que a esta altura de la historia saben que la pena que les puede caber es la de prisión perpetua.

Pero un papel olvidado en una inmensidad de folios fue clave para desentrañar ese pacto. En 2003 se allanó la casa del militar y secuestraron este escrito donde figuran la coartada y el detalle de lo que tenían que responder. Las pericias caligráficas solicitadas determinaron que es de puño y letra del militar a cargo de la seguridad que es sindicado por la querella como autor material del crimen de Sergio. Es el mismo que en 2016 apretó a un testigo clave, cuando se lo cruzó en un comercio justo el día anterior a que fuera a declarar ante la Justicia.

Para el querellante y la familia Ávalos, es vital el procesamiento de los patovicas y en caso de no confirmarse, revelarán la oscura trama de la desaparición de Sergio.

3200 fojas judiciales tiene la causa Ávalos desde su comienzo hasta ahora.

Casi 15 años desde la desaparición

El 14 de junio de 2003, Sergio Ávalos, de 18 años y oriundo de Picún Leufú, fue a Las Palmas con amigos. Adentro se separaron y desde entonces no se supo nada más de él. En febrero de 2014, la causa pasó a la Justicia Federal.

LEÉ MÁS

Prostituta vip es clave en el caso Ávalos

Piden revisar los VHS del boliche

El autor material apretó a un testigo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario