El clima en Cipolletti

icon
Temp
63% Hum
LMCipolletti

Madre del menor baleado asegura que perdió el ojo

La mujer contó que los médicos no le dieron un buen pronóstico. El adolescente declaró ante la fiscal García.

"La realidad es que hoy no ve nada", dijo la mamá de Ulises Bazán, quien recibió una decena de postas de goma en el Anai Mapu.

Ulises Bazán, el menor que fue atacado hace unas semanas por la Policía en el barrio Anai Mapu, habría perdido la visión completa de su ojo derecho, según comentó ayer su madre.
La mujer explicó que los médicos no le dieron un buen pronóstico y que por el momento deberán esperar a cómo evoluciona. “Primero me dijeron que iba a perder un 20 por ciento y la realidad es que hoy no ve nada”, aseguró Yanet Barra, madre del joven.
En tanto, el lunes el adolescente se presentó a declarar ante la fiscal Silvana García. Luego, visitaron el lugar de los hechos.
Pese a los esfuerzos que realizaron los médicos para que Ulises no perdiera la visión, las posibilidades son muy pocas. La semana pasada se le realizó una tomografía y una ecografía y a través de los estudios se confirmó que ninguna esquirla de las postas de goma le quedó en su globo ocular. Todos los días es asistido en el Hospital Pedro Moguillansky, donde se le realizan las curaciones.
En su declaración, el chico, de 16 años, ratificó la denuncia que había realizado su madre. Luego, junto a la fiscal García y a su mamá, fueron hasta la casa donde lo balearon.
Cuando llegaron al lugar, la dueña les comentó que dentro de su vivienda habían quedado los impactos de las balas de goma. Ante la situación, García le solicitó que se presentara a declarar a la fiscalía.
 
El ataque
El hecho se registró la madrugada del 28 de julio. Esa noche, la víctima y unos amigos regresaban de un cumpleaños cuando se encontraron con que un grupo de jóvenes y la Policía protagonizaban un violento enfrentamiento.
Al escuchar los disparos, corrieron en dirección a la propiedad en la que estaban celebrando minutos antes. Cuando vieron que los padres de su amigo ya se habían acostado, saltaron el portón para esconderse. Pero no fue suficiente.
El adolescente recibió 10 disparos en diferentes partes de su cuerpo, aunque la herida más seria fue la de su ojo.

Dejá tu comentario