Si bien son 200 las familias que ocuparon el predio y que aún mantienen latente el conflicto con el municipio orense, aseguran que de manera permanente sólo estaban viviendo en el lugar siete personas. El resto -explicaron- lo hacía de manera transitoria.

El conflicto se inició en septiembre del año pasado, con un grupo de familias enojadas porque no se les entregaban los lotes que habían pagado. La decisión que tomaron fue ocupar primero otro predio, del que también fueron desalojados. Luego se metieron de prepo en una propiedad del desarrollo inmobiliario JC Brabeuo. Se preveía que parte de esos terrenos iban a ser cedidos al Municipio para la realización de loteos sociales, pero después de que se concretaran las obras de urbanización en el sector.

La Justicia finalmente tomó la decisión de que se desalojara el predio con la fuerza pública. Y así fue que, con topadoras, arrancaron el operativo el miércoles por la mañana. Lo primero en tirar abajo fue el merendero que los vecinos habían levantado con sus propias manos. Las familias se fueron y buscaron otro lugar donde pasar la noche, salvo una mujer y sus tres hijitos que quedaron en total desamparo. Intervino la defensora de Niños, Niñas y Adolescentes, Lilian Rodríguez, quien resolvió llegar a una solución habitacional provisoria, en conjunto con el fiscal Gustavo Herrera, para la familia afectada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario