Los comercios que prenden la tele tendrán que pagar

El impuesto también abarca a quienes ponen música o la radio.

La presión impositiva que aplasta a los comerciantes avanza ahora con una seguidilla de cartas documento que llegaron a distintos locales cipoleños para ejecutar el cobro de los derechos de artistas intérpretes y productores de fonogramas nacionales y extranjeros. Las notificaciones fueron rubricadas por el apoderado de la asociación de intérpretes ADDI CAPIF, Mario Alberto Calderón, y se sustentan en el marco jurídico de una batería de viejas leyes, entre ellas, la de propiedad intelectual.

Las cartas documento cayeron como un baldazo de agua fría para muchos comerciantes que consideran el cobro de este impuesto como “un verdadero curro”. Es que les reclaman que les paguen a los intérpretes o productores por reproducir obras fonográficas a través del televisor que puedan tener en su negocio, equipo de música, parlantes o cualquier otro dispositivo técnico.

“Ya pago Cablevisión, $1700, para que mis clientes puedan ver noticias y estén más cómodos. No voy a pagar esto. Es una tomada de pelo, una sinvergüenzada”, dijo Carlos “Beto” Campos, comerciante cipoleño

Con esto se desayunó, por ejemplo, el dueño del café que está al lado del edificio municipal, sobre calle Yrigoyen, quien lo consideró una “sinvergüenzada”. En diálogo con LM Cipolletti, Carlos “Beto” Campos contó que hace dos años que tiene el comercio y desde entonces jamás tuvo problemas de pasar noticias por la mañana con el fin de informar o entretener a sus clientes.

Un par de meses atrás, se presentó un empleado diciéndole que iba a tener que pagar derecho de autor por tener un televisor en el local.

El comerciante se asesoró y cuando el trabajador volvió para hacer efectivo el canon de $600 mensuales, el dueño del bar le dijo que de ninguna manera iba a pagar. “Ya pago Cablevisión, $1700, para que mis clientes puedan ver noticias y estén más cómodos. No voy a pagar esto. Es una tomada de pelo”, sostuvo.

El trabajador le avisó que lo iba a denunciar y, efectivamente, meses después llegó una carta documento que lo intimaba a pagar en 72 horas dos meses de deuda, a los fines de evitar reclamos futuros o cobros por la vía judicial. La carta la recibió ayer, pero tiene fecha del 27 de noviembre. También ha llegado a otros comercios. El dueño del local recordó que el empleado le dijo que si tenía el televisor pero lo dejaba mudo, no iba a tener problemas. “Es una estupidez, para eso no pongo tele”, se quejó el comerciante.

Varios comerciantes ya expresaron su indignación y adelantaron su disconformidad para pagar un impuesto que consideran un curro, ya que nada les garantiza que lo que ellos efectivamente paguen vaya a parar a los bolsillos de los autores o intérpretes. Para colmo, después de la intimación, se presentó un representante de Sadaic con el mismo objetivo: cobrarle otro impuesto.

Desde la Cámara de Industria y Comercio se invita a todos los comerciantes afectados a concurrir con el reclamo para generar una reunión con estas entidades nacionales y tratar de bajar las tarifas que se demandan.

Impuestos

Diferentes cánones según el negocio

Bares, confiterías, pubs, restaurantes, parrillas, pizzerías y heladerías que tengan hasta 20 mesas tienen que pagar el equivalente a 40 cafés mensuales. Esto es $1200. Dependiendo de la cantidad de mesas, pueden pagar un mínimo de $750 y un máximo de $3600 por mes. En tanto, en tiendas, boutiques, perfumerías, farmacias, zapaterías, casas de deportes y otros comercios, el arancel no podrá ser menor al equivalente a dos CD por mes. Así, tiendas chicas y medianas pueden pagar $300, primeras marcas $450 y las franquicias 600 pesos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario