Lo juzgan de nuevo por el asesinato de su hermana

El cipoleño Juan García fue castigado pero no se consideró la violencia de género. Había sido condenado a 15 años y podría recibir perpetua.

El cipoleño Juan García, quien fue condenado de forma inicial a 15 años de prisión, podría recibir un castigo perpetuo tras un nuevo juicio que se concretará en los próximos meses. El fallo fue impugnado por el Ministerio Público Fiscal porque no se consideró la violencia de género y los jueces se limitaron a declararlo culpable por un delito menor como el homicidio simple.

La presentación de la fiscalía fue analizada por los integrantes del Tribunal de Impugnación provincial y se ordenó llevar a cabo un nuevo juicio oral, incluyendo la perspectiva de género. Lo resuelto se conoció semanas antes del inicio de la cuarentena y por este motivo todavía no hay una fecha concreta del desarrollo del debate. De todos modos, antes del proceso, deberá fijarse una audiencia preparatoria donde la Oficina Judicial y las partes acordarán cuestiones varias como los horarios, los testigos y la modalidad, que puede variar según la situación de Cipolletti en cuanto a las restricciones por la pandemia del coronavirus. En la actualidad, se avanza con un sistema semipresencial, donde en las salas de audiencias están presentes el juez, la fiscalía y la defensa y el resto, por videoconferencia.

Te puede interesar...

En el caso de García, como cumple una medida cautelar en su propio domicilio, no hay urgencia para concretar su juzgamiento y deberá esperar a que se resuelvan otras causas que tienen detenidos.

El hombre que tiene domicilio en el barrio Pichi Nahuel de esta ciudad enfrenta una complicada situación porque seguramente la parte acusadora avanzará con una fuerte acusación por femicidio e insistirá en las pruebas que describen hechos de violencia de género.

Justamente, el tribunal que resolvió el primer juicio, integrado por Julio Sueldo, Marcelo Gómez y Laura González Vitale, consideró que no estaban probados los actos de violencia de García hacia su hermana melliza Dora y el acusado recibió un castigo menor de 15 años por homicidio simple, con el único agravante de la utilización de un arma de fuego.

Según la investigación respectiva, García primero golpeó a su hermana con los puños, luego la apuñaló en distintas partes del cuerpo y, finalmente, le descerrajó un escopetazo en el rostro.

El asesino fue detenido casi de inmediato y pudo seguir gran parte del proceso en libertad. El 29 de mayo se cumplieron dos años del brutal hecho que tuvo lugar en el domicilio que compartían los hermanos gemelos, en calle O’Higgins al 900, y el año pasado se llevó a cabo el primer juicio. La fiscalía, sin dudarlo, lo acusó de femicidio y desde la defensa se apuntó a la emoción violenta.

Ahora, con la apertura de un nuevo proceso oral, los acusadores podrán insistir en la figura de femicidio, hacer hincapié en la violencia de género y requerir el máximo castigo, es decir, prisión perpetua. Asimismo, la defensa se verá obligada a poner en duda la grave imputación.

Para la fiscalía, es un femicidio

Los fiscales cipoleños, apenas se conoció la declaración de culpabilidad por un delito menor como homicidio simple, resolvieron impugnar la sentencia y resaltar que hubo "una valoración errónea de las pruebas" por parte de los jueces de la Cuarta Circunscripción. Asimismo, se hizo hincapié en que no se tuvieron presentes los testimonios y las denuncias realizadas en la Comisaría de la Familia.

Todos estos argumentos fueron evaluados por el Tribunal de Impugnación para anular la sentencia y ordenar un nuevo juicio.

Los magistrados fueron coincidentes en que Juan García debía enfrentar otro proceso y uno de ellos, por ejemplo, consideró que había suficientes pruebas para condenarlo por femicidio e imponerle una pena a perpetuidad.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

9.0909090909091% Me interesa
36.363636363636% Me gusta
9.0909090909091% Me da igual
36.363636363636% Me aburre
9.0909090909091% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario