El insólito hecho ocurrió ayer en el quirófano móvil que se instaló en el barrio Arévalo. La mujer llevó a la gata de la familia para castrarla y cuando volvió a su casa se dio cuenta que se confundió y que se había traído a otro animal.

A través de la redes sociales comenzaron una campaña para poder rastrear a los dueños de la felina, y poder encontrar la suya.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario