El clima en Cipolletti

icon
17° Temp
80% Hum
LMCipolletti empleado

Le vio la cara al hombre que le robaba y era su empleado

"Fue un golpe muy bajo", dijo la víctima, un cipoleño que se está haciendo su casa en Fernández Oro. "Lo material en ese momento no me importaba. Yo sólo quería saber quién me estaba robando", agregó.

Nada como alguien que robe lo que cuesta un ojo de la cara y encima resulte ser la persona a la que le dieron trabajo. Para Gabriel González fue "un golpe muy bajo". Lo sufrió hace pocos días atrás cuando un vecino del barrio donde construye su casa le avisó en el grupo de Whatsapp: "Gabriel están robando en tu terreno, llamo ya a la Policía". El cipoleño, de 30 años, se estaba por sentar a una cena familiar y tuvo que salir de inmediato hacia Fernández Oro. Llegó casi en simultáneo con la Policía para verle la cara al hombre que se quería llevar los hierros que recién había comprado.

Intentaba escapar, pero efectivos de la Comisaría 26 lo acorralaron al final de la calle Croceri, en el barrio Los Cardenales. "Escucho que la Policía dio la voz de alto, yo entonces me acerco con mi suegro, y cuando le veo la cara me doy cuenta que era mi empleado. Sinceramente no lo podía creer. Yo justo ese día le había pagado la quincena, y le pedí que entre los hierros al terreno porque si no iban a quedar afuera todo el fin de semana", contó la víctima.

Te puede interesar...

El empleado entró algunos hierros. Otras 12 barras las dejó afuera, que son las que intentó robar junto con otras personas que escaparon. Lo más triste es que para cometer el hecho andaba con un menor de 13 años; y se excusó diciendo que venían de la plaza del barrio. "Cómo voy a estar robando con mi hijo", decía.

Supuestamente, al empleado no le arrancaba la moto y por eso estaba caminando, junto a su hijo. Sin embargo, uno de los efectivos que participó del procedimiento fue más astuto que él: tocó el motor y estaba caliente. Luego se subió, le pegó una patada y arrancó enseguida. " Ahí se dio cuenta que ya no podía decir más nada, que estaba atrapado en su propia mentira", advirtió.

Todo ocurrió el viernes pasado, alrededor de las 22.30, en un barrio de Oro que está en construcción y se llama Los Cardenales. LMCipolletti dio a conocer el hecho. "En ese momento lo material no me importaba, yo primero quería verle la cara a quién me estaba robando. Y descubrir que la persona a quien le diste trabajo abusó de esa confianza te tira abajo y te hace replantear un montón de cosas", expresó.

Gabriel es maestro mayor de obras y como tal tiene varios trabajos a su cargo. Había contratado al empleado que le robó hace tres meses atrás y lamentó que desaprovechara esa oportunidad. Incluso porque si respondía bien, una vez que terminase con su casa iba a poder trabajar en otros proyectos. "Pero encontrarme con esto y que lo haga en mi casa fue un golpe bajo", reiteró.

Obra en construcción 04 final.jpg

Es que aseguró que "cuesta muchísimo" juntar el dinero para encarar la construcción de una vivienda propia. A Gabriel se le dio la oportunidad en Fernández Oro, en un pequeño barrio en desarrollo que es lindo, tranquilo pero muy desprotegido. Tanto es así que en 15 días sufrió dos robos y un intento.

La primera vez le rompieron el contenedor que había dejado en la obra junto con el constructor. Del interior sustrajeron todas las herramientas eléctricas para hacer el encofrado, la semana siguiente. Carreterillas, palas, grinfas para doblar hierros, alargues de 60 metros, mangueras de nivel, reglas, martillos, cucharas de albañil, bolsas de cemento y de cal, entre otros materiales.

Posteriormente, un vecino le avisó que extraños en un auto merodeaban en su terreno. Otra vez se acercó para ver qué estaba ocurriendo y advirtió las marcas que dejó el rodado. "Consigo ubicar el vehículo y la casa donde estaba, y hago una extensión de la denuncia que ya había radicado en la Comisaría 26", agregó.

El viernes pasado sucedió el robo de los hierros. "Ese día le había pagado la quincena, no tenía necesidad de hacer esto. Yo sé cómo hay que pagar y atender a un empleado, y pago bien porque estoy en el rubro", sostuvo. Incluso recordó que días previos habían llenado las bases de la vivienda y lo festejaron con un asado.

El empleado en cuestión había sido contratado por él cuando un día pasó por afuera del terreno pidiendo trabajo. El constructor de la obra no lo conocía, pero le pareció que era una buena persona y confiaron en él. Resulta que luego la Policía les comentó que era conocido en el ambiente delictivo. Ellos no tenían idea.

Obra en construcción 03 final.jpg

Por eso también sospecha que el empleado pudo haber estado involucrado en los hechos previos. En ese sentido, dijo que el empleado sabía todo lo que tenía adentro del contenedor y que justo ese fin de semana el constructor iba a dejar las herramientas para preparar el encofrado, la semana siguiente. De lo contrario, nunca las dejaba ahí, se las llevaba a su casa.

Salvo los hierros, el botín que fue sustraído con anterioridad, valuado en aproximadamente 250 mil pesos, no apareció. La víctima indicó que la Policía todavía no encontró nada ni sabe si realizaron algún allanamiento o la causa siguió adelante con otras diligencias. "Hasta el día de hoy no me han llamado", acotó.

No obstante, agradeció a la Policía que haya respondido rápido, ya que "un minuto más tarde no iba a poder saber quién estaba en mi terreno robando. Capaz que recuperaba mis cosas, pero no iba a saber eso".

Advirtió que el barrio requiere protección y concluyó: "Es una lástima que la Policía tenga un solo patrullero para toda la ciudad y una sola comisaría, con lo que está creciendo Fernández Oro". Uno de los efectivos que acudió al hecho para frustrar el robo se acercó en su vehículo particular.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.4444444444444% Me interesa
2.2222222222222% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
93.333333333333% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario