La pleamar obligó a mudarse a los turistas

En el centro no quedó playa disponible y tuvieron que buscar balnearios alternativos.

La primera pleamar extraordinaria que se produjo en Las Grutas durante la tarde de ayer entregó imágenes asombrosas en Las Grutas, donde el oleaje chocó incesantemente contra el acantilado y obligó a los turistas a buscar playas alejadas en las que quedase arena.

En el sector más concurrido, entre la Primera y la Séptima Bajada, no quedó ni medio metro de playa y por la fuerza con la que el mar chocaba las rocas, parecía que iba a rebalsar sobre el acantilado. La playa reapareció cuando ya caía la noche.

Te puede interesar...

Piedras Coloradas, a unos cinco kilómetros al sur de la ciudad, fue uno de los lugares elegidos por los veraneantes. Sin embargo, como suele suceder, el agua se coló por un desnivel del terreno e inundó un amplio sector en el que se estacionan vehículos. Gracias a que la mayoría estaba informada acerca del suceso o bien fueron alertados allí mismo, no se observaron rodados afectados. Muchos optaron por un estacionamiento pago, que tiene sombra, situado en un sector más elevado. En San Antonio Oeste también fue un espectáculo inusual la maravilla natural, aunque los lugareños están acostumbrados.

En los balnearios de la ría también las playas se mostraron mínimas, y los barcos del muelle de pescadores exhibieron sus casos casi en su totalidad, y parecía que desbordarían sobre las banquinas.

El fenómeno, alertado desde Prefectura Naval, se repetirá hasta mañana, por lo que se reitera tomar precauciones y evitar estacionar sus vehículos o acampar cerca de la orilla durante el lapso en que se desarrolle el evento.

Los turistas, salvo excepciones, le toman la mano enseguida al movimiento de la marea.

En realidad es una información que todo el mundo maneja en la villa balnearia. Mozos, kiosqueros, policías y guardavidas memorizan los horarios cambiantes, porque es de interés de los visitantes.

Las tablas de mareas, donde aparecen los horarios y los niveles en metros, se consiguen en comercios de distintos rubros. Son emitidas anualmente por el Servicio de Hidrografía Naval.

Lo que hay que tener en cuenta

Llega a las rocas. A diferencia de los días normales, cuando hay mareas extraordinarias, el agua llega siempre hasta las rocas. Hay que dejar la playa con tiempo para evitar complicaciones. El fenómeno se repetirá hoy y mañana.

Duran más tiempo. En días comunes, la pleamar dura poco tiempo y aunque llegue hasta las rocas en las playas del centro, sólo hay que esperar algunas horas para volver a la arena. Ayer, la marea extraordinaria duró unas seis horas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario