La planta de ARSA sufre por la turbiedad del río

En algunos sectores de la ciudad seguían ayer sufriendo la falta de agua debido a problemas de presión en las cañerías.

En algunos sectores de la ciudad seguían ayer sufriendo la falta de agua debido a problemas de presión en las cañerías, ya que la red local todavía no se terminaba de normalizar completamente tras los desajustes que produjo la gran turbidez del río Neuquén, del que ARSA toma un suministro para su potabilización.

El responsable local de la empresa, Claudio Céliz, manifestó que la planta potabilizadora estaba trabajando ayer con normalidad tras la salida de servicio que tuvo hace un par de días por el gran material en suspensión que traía el curso fluvial tras los desperfectos sufridos en la central de Planicie Banderita que redundaron en el mal aspecto de su caudal.

El funcionario destacó que el grado de turbidez había vuelto a tener valores muy elevados, similares a los que ocasionaron las recientes dificultades de provisión. La situación estaba derivando en un trabajo más lento de la planta pero sin llegar a afectar su capacidad de potabilización y envío de la debida cantidad de agua al sistema cipoleño.

1800 metros cúbicos por hora de agua potable. Es el caudal que manda a la red local la planta de ARSA. Para ello, capta 2400 m3/hora del río Neuquén. El resto del volumen que ingresa en las instalaciones se almacena para decantar impurezas y limpiar el equipamiento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario