El clima en Cipolletti

icon
Temp
61% Hum
LMCipolletti planta

La planta de ARSA, desbordada por la demanda de agua

Los cortes y la escasez de presión tiene múltiples factores. El más preocupante es que la potabilizadora trabaja al límite y no es suficiente.

Un combo perfecto de circunstancias negativas confluyeron la semana pasada para que falta o escaseara el agua en amplias zonas de la ciudad, con predilección en el sector este. La inusual ola de calor que envolvió al Alto Valle y gran parte del país, se unió a una bajante que se observó en el río Neuquén y a algunos días de turbidez de sus aguas, que son utilizadas para potabilizar y garantizar el suministro local.

A todo esto, se unieron inconvenientes propios de la red local, que se derivan, principalmente, del hecho de que la planta potabilizadora tiene una capacidad que ya ha sido superada por las necesidades de una ciudad que crece y que requiere contar con una provisión que, hoy por hoy, resulta insuficiente.

Te puede interesar...

Funcionarios y operarios de Agua Rionegrinas tuvieron que trabajar prácticamente a destajo en procura de paliar la situación, pero se encontraron conque el panorama era contundente en lo negativo, sobre todo, porque el sol no dio clemencia y con temperaturas que rondaron los 40 grados el consumo llegó al límite. Y lo sobrepasó.

El referente local de la empresa, Luis Flores, indicó que empezando la semana pasada hubo dos días en los que las dificultades se focalizaron en las 1.200 Viviendas, donde las familias que viven los pisos superiores o bien sufrieron por la caía de la presión o se bien se quedaron directamente sin suministro.

En algunos lugares del sector, se dio el chocante contraste entre personas lavando su auto en la planta baja, donde no hubo faltante, mientras arriba sus vecinos no tenían agua para bañarse.

Después, el epicentro de la escasez se trasladó a los barrios del este, como el CGT, Mercantiles, 190 Viviendas y otros más, en los que la presión en las cañerías se vino abajo, lo que causó gran malestar en la población, en medio de días candentes, que no daban respiro en el bochorno.

El barrio rural de Santa Elena, uno de los que, tradicionalmente, más enfrenta inconvenientes en la provisión, esta vez no se contó entre los castigados, pero sí estuvieron sin el líquido algunos de los barrios del sur de Ruta 22, como Auca Liwen, Bicentenario, La Ribera y Los Sauces, entre otros.

La mayoría de los reclamos de los que tomaron nota en Arsa provenían de los barrios del este de Circunvalación Presidente Juan Domingo Perón. Y con las cuadrillas de persona trabajando por las mañanas y la tarde, se procuró atender los planteos de la mejor manera posible, aunque había poco qué hacer.

Al inicio de la ola de calor e, incluso, desde unos días antes, se había empezado a complicar la situación. Inesperadamente, bajó el caudal del río Neuquén y las captaciones se vieron perturbadas, lo mismo que por el flujo de limo en el curso fluvial producto del arrastre de tierra por las lluvias que se registraron. Cuando la temperatura se disparó y se hizo tórridamente estable, todo se hizo más difícil y complejo.

Ahora bien, gran parte de las dificultades que enfrenta la ciudad tiene que ver con el hecho de que la planta potabilizadora ya cumplió, hace tiempo, con el horizonte de años de servicio con el que fue creada y no puede abastecer, en verano, cuando más se la exige, la demanda de una población en ascenso. Arsa tiene en Cipolletti unos 70.000 usuarios y las estimaciones que se hacen en la firma sobre la cantidad de habitantes de la ciudad superan largamente los 100.000 personas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario