La Muni recorre las tomas que serán expropiadas

Se está realizando un relevamiento para avanzar en la regularización de cinco asentamientos.

Trabajadoras sociales y técnicos territoriales del Municipio recorrieron las tomas 2 y 10 de Febrero para constatar y caracterizar las viviendas, lotes y manzanas que configuran dos de los cinco asentamientos irregulares que serán expropiados. Todavía no pueden hacer un relevamiento poblacional, aunque es la idea y posiblemente sea el próximo paso que tienen que dar en camino a la urbanización de estos lugares.

Adriana Gallinger, la directora municipal de Hábitat, aclaró que no delegaron en otras personas la tarea que desempeñan para visualizar las casas, lotes y manzanas que componen esos dos asentamientos. “Es resorte del Municipio hacer un diagnóstico”, enfatizó.

Te puede interesar...

Ocurre que vecinos de la toma 10 de Febrero advirtieron con preocupación que, a nombre del Municipio, otros pobladores de la zona pedían documentación a las familias que allí residen, y tal situación causaba enorme inquietud porque no sabían por qué solicitaban esa información y para qué la iban a utilizar. “Tenemos miedo de que sea toda una chantada, que lo hagan para sacarle plata a la gente”, indicaron bajo reserva, por temor a sufrir represalias.

Es que las personas que lo están haciendo se autoproclaman como referentes barriales, aunque no hay organización legítima y consensuada, y con ese título, se creen con autoridad para echar a otros vecinos que no les caen en gracia.

Luego, venden los terrenos que ocupaban a otras personas, esperan que construyan y vuelven a despojarlos de sus cosas. “Los sacan a golpes, les prenden fuego sus casas y la gente se va y no hace nada porque les tiene miedo”, explicaron.

No es la primera vez que ocurre en una toma de esta ciudad, justamente porque la situación de informalidad en la que se encuentran sus habitantes, a veces habilita a algunos oportunistas a sacar rédito económico entre pobres.

“No queremos que se malinterprete nuestra presencia. Por el Municipio, van dos asistentes sociales y dos técnicos territoriales que son maestros mayores de obra, perfectamente identificadas con remera y logo, para hacer el relevamiento físico. No hemos delegado la tarea en otras personas”, dijo Gallinger.

Temerosos, los vecinos quisieron alertar a la comunidad que vive en la 10 de Febrero y aclararles a todos que la expropiación pasa por el Municipio, con quien negociarán la compra de las tierras que ocupan cuando llegue el momento. No será con nadie más.

No importa si los vecinos que viven en estos asentamientos son extranjeros. Si ellos tienen el certificado de vivienda familiar emitido por el Renabap (Relevamiento Nacional de Barrios Populares), podrán entonces regularizar su situación dominial cuando llegue ese momento.

Denuncian que echan a familias

Hacen lo que quieren.Vecinos de la toma 10 de Febrero aseguran que hay gente que se autoproclama referente barrial que decide quién puede vivir y quién no en el barrio.

Negocio. Aseguran que venden los terrenos que quedan desocupados y que después vuelven a echar a otras familias para repetir la maniobra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario