La Muni no quiere saber nada con los limpiavidrios

Los inspectores los sacan cuando se instalan en las esquinas.

El Municipio no quiere saber nada con los trapitos en esta ciudad. Ayer, el intendente Aníbal Tortoriello sostuvo que la actividad que desempeñan es ilegal y aseguró que no va a permitir que se instalen y sean cada vez más.

En este sentido, argumentó que los motivos son varios: es un trabajo que pone el peligro la integridad física de quienes lo ejercen, algunos se tiran encima de los parabrisas de los autos, intimidando a los conductores, y para mucha gente representan una verdadera molestia.

Te puede interesar...

Hace poco ocurrió en Esmeralda y Arenales, donde inspectores de tránsito corrieron a los trapitos que se habían apostado en esa esquina. No son siempre los mismos y cada tanto aparecen nuevas caras. De pronto, los que estaban en un lugar se trasladan hacia otra intersección, y así van rotando, con la expectativa de encontrar su sitio y seguir haciendo su trabajo, fuera de la lupa de los inspectores.

Es que donde los encuentran, tienen que ahuyentarlos. Esa es la directiva. “Tampoco hay que incurrir en una actitud violenta. Les decimos que se vayan, que desistan de lo que están haciendo porque es una actividad ilegal, indebida”, consideró el jefe comunal.

“Tampoco hay que incurrir en una actitud violenta. Les decimos que se vayan, que desistan de lo que están haciendo porque es una actividad ilegal, indebida”, dijo Aníbal Tortoriello, El intendente fue tajante sobre la labor de los trapitos.

Intimidaciones

En diálogo con LM Cipolletti, reconoció que los lavacoches no están para cometer hechos de inseguridad, sino que desarrollan esta actividad para ganarse la vida. El problema, agregó, es el modo en que lo hacen.

“Los automovilistas a veces sufren atropellos, intimidaciones, por parte de algunos que pretenden limpiar el parabrisas a toda costa, y asumen una actitud maleducada, indebida. Lamentablemente esto pasa en Cipolletti, al igual que en otras ciudades”, apuntó.

Como consecuencia del accionar de algunos trapitos que no respetan la voluntad del automovilista que espera en los semáforos, hay gente que pasa una situación poco feliz y manifiesta su queja. “Permanentemente los estamos corriendo para que no estén presentes. Es una actividad que no está permitida”, reiteró Tortoriello.

Incluso, se combate esta situación por el riesgo que representa para los lavacoches, ya que andan caminando en medio de los autos y pueden sufrir un accidente. “Resalto la inseguridad que esto significa para ellos mismos”, concluyó el jefe de la ciudad.

Tortoriello: “Los padres deben responder”

El domingo de elecciones también dejó una cantidad de autos, casas y oficinas apedreadas por un adolescente sacado. Los daños causaron indignación entre los damnificados del barrio Los Álamos, quienes más que lamentarse y realizar la denuncia, no pudieron hacer nada porque el autor es un menor que se fue a su casa con su madre.

“La edad protege a los menores, pero la Justicia debería hacer responsables a sus padres, porque los daños los pagamos entre todos. En última instancia, estas conductas tienen que ver con la educación que se recibe en la casa”, consideró el intendente Aníbal Tortoriello.

Sin embargo, desde la Fiscalía se aclaró que en el fuero penal, solo puede responder por sus actos la persona que cometió el hecho.

En la Justicia Civil, tal vez es más posible que los damnificados puedan tener una reparación económica, y habría que ver también si el Juzgado de Faltas local tiene alguna disposición por la cual en estos casos se puede multar a los padres. “Es una herramienta que no es judicial pero existe en otras ciudades”, se indicó.

LEÉ MÁS

Le robó la bici a un chico que jugaba en la plaza y terminó preso

Larraburu liquidó a Martín Soria tras la derrota electoral

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario