El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti pueblo

La mujer que registró al "pueblo encantado" que aparece y desaparece

Hace 12 años, con una vieja cámara VHS, logró filmar por primera vez esas imágenes en Taquimilán, a los pies del Cerro Naunauco.

“Sobre los rayos del sol se transforma el pueblo. Para mí es una visión de Dios de que alguna vez se podía hacer un pueblo en ese lugar”. Este contundente testimonio brindado hace 35 años atrás pertenece al antiguo poblador José Hipólito Fuentealba y que fue recopilado por Orfelina del Carmen Salazar, una entusiasta historiadora. Ella, junto a su esposo Julio Narambuena, intentan desde siempre tratar de desentrañar los misterios de esta ilusión, fantasía, espejismo, fenómeno natural, mito o, simplemente, la leyenda de un portal hacia otra dimensión totalmente desconocida.

Orfelina nació en el paraje Trailathue. A sus 11 años llega a esta localidad de la mano de sus padres y hermanos. Apenas arriba a esta tierra de leyendas, de la propia voz de su padre comenzó a escuchar la existencia de este pueblo que con los años se empezó a agigantar en la mitología local. Mucho se ha dicho y escrito de esta aparición que solo algunos privilegiados tienen el honor de presenciar con sus ojos. Sin embargo, Orfelina fue más allá de todos.

Por su constancia y perseverancia resultó la primera persona que, después de casi un siglo que se habla de este pueblo que suele aparecerse a los pies del majestuoso Cerro Naunauco, pudo registrarlo en imágenes de video. “Se me llena de orgullo el corazón y el alma decir que fui la primera en registrar el pueblo encantado por primera vez, con una cámara filmadora”, comienza su relato en diálogo con LM Neuquén en cercanías de la zona de la aparición. Fue hace una semana en horas del mediodía de un día lunes con un sol que hacía sentir su rigor. En ese mismo lugar en el que 12 años atrás estuvo de pie y estoica ante la aparición

Orfelina cuenta que el registro se dio un día 23 de junio del año 2009, entre las 18.30 y 19, en un atardecer con un frío que helaba los huesos. “Cuando el sol ya se estaba extinguiendo en el horizonte y los últimos rayos iluminaban la cumbre del Naunauco pude filmar por primera vez al mítico Pueblo Encantado. Fueron unos 15 minutos”. La persistencia en aumentar la cantidad de material la premió una vez más el 15 de julio del mismo año cuando lo volvió a registrar en video.

pueblo-blanco1.jpg

“El fenómeno se da con mayor intensidad en las estaciones de otoño e invierno pero hay quienes aseguran haberlo visto también en primavera y verano. Los testimonios de antes y los de ahora son todos parecidos. Todos han manifestado que se ven figuras que se asemejan a casas antiguas y en posición frontal y donde se observan puertas y ventanas. Otros testimonios dan cuenta de haber visto la estructura de un pequeño puente, ropa tendida y hasta gente de pie”, relata Orfelina sobre la extraña aparición.

Los habitantes de Taquimilan se aferran a este mito como algo propio de su cultura. Casi que no les dan importancia y relevancia a las explicaciones científicas que intentan descifrar este fenómeno que aparece y desaparece sin previo aviso. Algunos dicen que los que lo pueden ver son una suerte de elegidos y bendecidos por Dios. “No es para cualquiera”, aseguran.

La leyenda o el mito del pueblo encantado ya supera los 100 años y ha ido trascendiendo su historia de generación en generación. Es como un legado cultural.

Orfelina cuenta que don Moisés Hernández (hoy ya fallecido) fue uno de los primeros pobladores de esta localidad y que se proyectó en la historia por ser una de las personas que dio el testimonio más certero de la existencia del pueblo encantado. La historiadora puso a disposición una cinta grabada a mediados de la década del ´80 donde don Hernández relata un suceso que lo trasladó a una realidad paralela.

Pueblo blanco OK.mp4

Cuenta al detalle que estuvo perdido dentro de las calles de ese mítico pueblo del cual hoy todos hablan. El hombre con apenas 29 años se empleó como picador minero en la histórica CIMITA en el año 1934. Antes de eso trabajaba como albañil. “Trabajé 10 años en La Cimita. Allí en el 45, yo ya había buscado compañera en ese tiempo, iba para Naunauco y me encontré con el pueblo ese” aseguró.

Por su parte, Orfelia reconoce que la calidad del material puede no resultar buena debido a que se registró con una antigua cámara VHS. Pero valora el momento. “Sabiendo que no habían filmaciones, contemplar ese momento me quedó para siempre el recuerdo de aquel atardecer donde logré registrar esta misteriosa visión que en la actualidad sigue apareciendo”, asegura Orfelina.

La filmación tiene un enorme valor histórico y cultural por ser la primera que se ha hecho sobre este fenómeno que aún sigue sorprendiendo.

Pueblo Blanco 2 ok.mp4

¿Qué te pareció esta noticia?

92% Me interesa
4% Me gusta
0% Me da igual
4% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario