La historia de la cipoleña que dejó todo por la final

Fanática de Boca, Ornella Bilo no lo dudó y viajó a Madrid por la Copa.

Ornella Bilo no lo pensó dos veces. El mismo día que la Conmebol confirmó el traslado de la superfinal de la Libertadores a Madrid, sacó los pasajes. Desembolsó sólo para el aéreo $35 mil, y empezó a rastrear amigos y conocidos europeos para conseguir una entrada al Santiago Bernabéu.

La pasión por Boca no tuvo límites para la cipoleña, de 26 años, que fue una de las primeras en llegar al hotel para alentar a su equipo antes del partido de esta tarde ante River.

“Mi familia me dijo que estaba loca, pero me desearon lo mejor. Lo que más me preocupó fue mi trabajo. Había pedido vacaciones para pasar las fiestas en Cipolletti y las tuve que adelantar”, contó Ornella, quien vive actualmente en Buenos Aires. Ya habrá tiempo para visitar familiares.

Embed

“Toda mi familia es bostera, pero no a este nivel. Yo creo que cuando nací mi papá quería que fuera hombre y me transmitió su pasión por el fútbol. De chica me llevaba a verlo jugar, y a la cancha de Cipo. Siempre me dijeron que con cada gol del Albinegro estallaba de felicidad. Creo que ahí arrancó todo. Además, crecí con la época dorada, y me acostumbré a ver a Boca campeón y festejar. Incluso busqué una carrera para estudiar en Buenos Aires así tenía la excusa de ir a la Bombonera”, relató.

El gran riesgo del viaje era no conseguir entradas, pero la suerte estuvo de su lado. “Comencé a buscar conocidos, y creé un grupo de Whatsapp con todos mis contactos. Cuando salieron a la venta los tickets para los socios de Boca, alcancé a conseguir uno por 80 euros. Al mismo tiempo una amiga en España me compró otro con mejor ubicación. La primera la pierdo, porque la pulsera es intransferible”, contó.

Recuadro-fanática-de-boca-pagina-4-cipo.jpg

La joven cipoleña, hija de productores frutícolas y ex estudiante del colegio Fátima, dijo que Madrid está revolucionada por la superfinal. “Acá se está hablando un montón del partido”, aseguró.

Apenas llegó a Madrid, dejó las valijas en el hostel y corrió hasta el Mirasierra Suites, el hotel donde se alojó Boca Juniors. Allí presenció la llegaba de los jugadores, e incluso dio entrevistas a la prensa europea porque fue una de las primeras en colgar una bandera azul y oro.

Ornella confía en que el viaje no será en vano. “El equipo está bien, y por surte jugamos con (Cristian) Pavón. Tengo mucha confianza en ellos y creo que van a poner todo para volver con la Copa”, expresó sobre el equipo xeneize.

LEÉ MÁS

"Si ganamos la Copa, me puedo morir tranquilo"

De Boca y de River, siguen llegando neuquinos a Madrid

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario