"Si ganamos la Copa, me puedo morir tranquilo"

Ella tiene 91 y él 72. Son dos abuelos fanas de Boca y de River que sueñan con la Libertadores. Dicen que darían la vida por la gloria.

POR MARTIN GAMERO / deportes@lmneuquen.com.ar

Juan Carlos estaba allí sentadito, en el banco, esperando que llegara el resto. La camiseta de River que tiene puesta permitió identificarlo, pues no se conocía con este cronista. Apenas divisó a doña María, a quien nunca había visto, fue a su encuentro para saludarla y asistirla, pese a que la fanática de Boca pareciera tener menos de los 91 años que dice su documento. La emblemática plaza San Martín en el centro de la ciudad de Cipolletti es el punto de encuentro. Allí entre fotos, abrazos afectuosos y chicanas sanas, comenzaron a vivir lo que será la final que se jugará a poco más de 11.000 kilómetros de la localidad rionegrina.

“Desde que nací soy hincha. Me hice por mi hermano. Tengo varios familiares de River y un solo hermano de Boca, que es la oveja negra de la familia (risas)”, relata Juanca, un ex mozo de 72 años, quien posa orgulloso con un cuadrito de la foto que se sacó con el Pato Fillol cuando la rompía en el Millo.

Te puede interesar...

Por su parte, María es un canto a la vida. Está hecha una piba. Sonríe, arenga a todos y se saluda con los bosteros que pasan. Acompañada a la producción del diario por su hija Iris, María fue contra todos y no hizo caso a quienes no la dejaban ser del equipo de la Ribera. “Yo solita me hice hincha. Mi ex marido era fana de River y cuando me quedé sola me hice bien de Boca”, revela la señora, que en el peor momento del equipo en esta Copa envió un mensaje de fe desde el diario (“Vamos a clasificar”, era el título”). Ambos remarcan el nerviosismo de los días previos.

p30-f01-maria-juan-carlos-superfinal-abuelos.jpg

Pucho y whisky a los 91

“Me he fumado un atado entero de puchos y tomo whisky. Me pasa que pienso tanto en el partido que a veces me paso algunas cuadras cuando voy caminando por la calle (risas)”, revela la madrina de la peña boquense de Cipolletti, que además este año cumplió el sueño de conocer la Bombonera y lloró junto a la Copa Libertadores en el museo xeneize. “Se vive con mucho nerviosismo. Ya estoy preparando mi disfraz (todo vestido de los colores de la Banda) y a eso le sumo una bandera de River que me regaló mi sobrino”, agrega el fana del Millo.

Tanto Juan Carlos como María verán la superfinal con sus respectivas familias. “Voy a mirar el partido con la familia en casa. Tengo ganas de gritarles los goles a los bosteros”, adelantó el hincha de River. Por su parte, la abuela de Boca anticipó: “Voy a estar con nietos, bisnietos y hasta una tataranieta nueva”.

p30-f03-maria-juan-carlos-superfinal-abuelos.jpg

¡Salud, campeones!

A pesar de la edad, están impecables. “El médico me dijo que estoy de 10. Me hubiese gustado viajar, no se pudo, aunque no sé si hubiese vuelto porque tal vez me daba un ataque allá (risas)”, cuenta Juanca mientras que María agrega: “Gracias a Dios no voy al médico. Esta final es la más importante. Obvio que creo que gana Boca. Que Diosito nos ayude. No quiero penales, tengo terror”. Cada uno se animó a dar sus pronósticos. “Me la juego por un 2-1 o 2-0”, dice ella, y él va en la misma sintonía: “2-0 a favor de River”. Por último y tras seguir paso a paso cómo fue la performance de Boca y River en la Libertadores, eligieron su podio de posibles figuras en la final. “De atrás hacia delante elijo a Pinola, Ponzio y Pity Martínez”, subraya el fanático del Millo. “Tengo fe en Darío Benedetto. Ojalá que también sea Carlos Tevez. Sueño con poder sacarme una foto con ellos. Y agrego a Pavón”.

p30-f02-maria-juan-carlos-superfinal-abuelos.jpg

“Si ganamos la copa, puedo morir tranquilo”, tira el hombre. “Daría la vida por esta Copa”, dice la señora, que promete dejar de comer lo que más le gusta y hacer cualquier sacrificio por esta conquista. Ambos al borde de las lágrimas. Los más grandes emocionan a todos....

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario