En Las Grutas los paseos por la playa, como en cualquier balneario, son una práctica que ya está arraigada.

Te puede interesar...

Diariamente innumerables peatones emprenden la marcha por la orilla marina. El número mayor se observa temprano por la mañana, desde el mismo momento en que irrumpe el sol en el horizonte costero.

Uno de los recorridos recomendados es hacia el norte. Luego de la Primera Bajada hay que atravesar la restinga, con cuidado porque la humedad torna resbaladiza la superficie de piedra, que además tiene zonas filosas. Luego de la Cero aparecen los acantilados que le dan el nombre al barrio, donde comienzan a surgir trozos de roca, algunas enormes, que se desprendieron tiempo atrás del murallón. El tramo es de arena fina como en pocos lugares.

A poco menos de 2.000 metros y después de sortear los cuerpos multiformes aparece el parador La Rinconada, enclavado en la pared costera. Es una primera meta, ideal para tomar un refresco, comer delicias del mar y volver reanimado. Si el estado físico lo permite se puede continuar unos quinientos metros más, y llegar al barrio Terraza al Mar. El frente muestra un acantilado bajo y una playita y restinga con una pileta cavada ideal para los chicos.

Se recomienda estar atento a los movimientos de la marea, pues cuando sube hay algunos sectores que el agua cubre por completo.

Al sur

El otro circuito es en sentido contrario, hacia el sur. Después de la Séptima Bajada aparece un cordón de dunas y un recodo en la línea costera. Sigue una playa extensa que desemboca en Piedras Coloradas. Son unos cuatro kilómetros, aproximadamente, pero muchos los caminan más de una vez por verano.

Aquí también hay varios paradores y puestos comerciales que proveen bebidas frescas y pescados y mariscos frescos, pues es punto de salida y llegada de pescadores.

Este trayecto revisto menos riesgos en cuanto al movimiento marino, dado que los médanos permiten salir sin inconvenientes.

Para cualquiera de las dos opciones se sugiere, además de ropa cómoda y sombrero, llevar una botella con agua pues nada hay antes de llegar a ambos destinos.

SEGURIDAD

Pruebas para nuevos rescatistas

Aspirantes. Un grupo de aspirantes guardavidas del curso que se dicta en San Antonio Oeste y otros de Río Cuarto, Córdoba, realizan prácticas y entrenamientos en Las Grutas. Piensan hacer pruebas tirándose al mar desde los acantilados.

Entrenamientos. Siempre eligen los momentos de marea baja, que es cuando más amplia está la playa. Efectúan ejercicios físicos en tierra para aumentar la resistencia, y luego se internan en el mar, donde nadan grandes trechos y simulan el rescate de víctimas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario