La acusada de asesinar a Honores volvió a su casa con tobillera electrónica

La medida beneficia a la mujer detenida por el homicidio de Honores

El proceso abierto por el crimen del cipoleño Eduardo Honores ingresó en una etapa definitoria y la única acusada, Irene Méndez, consiguió la ansiada prisión domiciliaria. La mujer permanecía presa desde hace casi un año y en forma reiterada se le había negado la posibilidad de cualquier beneficio. En tanto, en las próximas semanas se conocerá la fecha de su juzgamiento por el hecho ocurrido el 7 de mayo de 2017.

El reclamo de la liberación de Méndez fue encabezado por el defensor oficial Juan Pablo Piombo y el juez Julio Sueldo se mostró de acuerdo con sus argumentos; sin embargo, desde la fiscalía y la querella se reclamó una revisión de la decisión y la acusada deberá permanecer encerrada hasta que otro magistrado se pronuncie sobre su situación.

Te puede interesar...

Ayer pasado el mediodía se llevó a cabo en el edificio judicial la audiencia de control de acusación y el fiscal Martín Pezzetta ratificó su acusación por el delito de homicidio criminis causa. Desde el Ministerio Público Fiscal se destacó que “entre las principales evidencias del caso se ofrecieron pericias realizadas respecto de rastros de huellas dactilares, rastros de calzados y comparaciones de rastros genéticos hallados en el lugar del hecho y que vincularían a la acusada con el crimen”.

20 meses transcurrieron del crimen de Eduardo Honores

La única acusada por el hecho ocurrido en la vivienda de la víctima, en calle Villegas al 900, fue detenida varios meses después y quedó alojada en la cárcel roquense. Desde ese lugar se proclamó inocente.

Justamente, uno de los puntos de discusión con la defensa tiene relación con estudios genéticos que despegarían a Méndez del hecho e involucrarían a otra mujer. Pero la parte acusadora minimizó esta prueba y reiteró que no modificaba su teoría del caso porque “las pericias que incriminan a la mujer fueron realizadas en base a elementos recolectados de lugares muy próximos a la escena del crimen -el baño de la vivienda- o en el interior de la misma, mientras que el preservativo estaba en un cajón en el dormitorio de Honores”.

En concreto, el preservativo reveló la presencia de un ADN no perteneciente a Méndez.

LEÉ MÁS

El Senasa trabaja para levantar la suspensión de Brasil

Peluquera solidaria: cortes de pelo gratis para arrancar el cole

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario