El clima en Cipolletti

icon
33° Temp
22% Hum
LMCipolletti Justicia

Irene Méndez: "A alguien tenían que condenar y me tocó a mí"

Irene Méndez, quien fue declarada culpable del crimen del cipoleño Eduardo Honores, confirmó que impugnará el fallo que la condenó a perpetua

Ante el peso que significa un castigo de prisión perpetua, la condenada Irene Méndez se aferra a una impugnación que empezará a recorrer mañana un camino de algunas semanas de espera. Tras la feria judicial de verano, la mujer de 39 años tendrá una confirmación de su suerte.

Mientras tanto, espera las definiciones en su lugar de encierro, en la cárcel de mujeres de General Roca. “Yo no lo maté”, reitera ante LM Cipolletti, refiriéndose a la víctima, el vecino Eduardo Honores. El hombre, de 69 años, fue hallado muerto de un disparo en el baño de su casa. Tras casi un año de investigación, las sospechas se enfocaron en Méndez, quien fue detenida de inmediato y no volvió a recuperar la libertad.

Te puede interesar...

Al igual que su abogado defensor, Juan Pablo Piombo, Méndez se muestra contrariada por la investigación, que no ahondó “en los restos de pólvora que le encontraron a la hija de Honores, no se hizo barrido electrónico”. La detenida recordó que esas pruebas se llevaron a cabo los primeros días del hecho y añadió: “A mí me agarran un año después”.

“A alguien tenían que condenar y me tocó a mí, pero yo no maté a nadie. Ya lo dije: a mí Eduardo no me servía muerto, siempre que iba me pagaba. Yo nunca negué que lo visitaba porque me prostituía y él me llamaba”. “A mí tampoco nunca me secuestraron un arma, me acusan de robo y no faltaba nada”, dijo Irene Méndez, condenada a prisión perpetua por homicidio criminis causa

Para Méndez, la acusación en su contra y posterior condena es una exigencia del Poder Judicial con relación al Ministerio Público Fiscal de Cipolletti. “Y sacarse un problema de encima, se agarraron de mí”, se quejó.

Insistió en que la condena habla de un homicidio criminis causa y que ella mató para apoderarse de dinero. Sin embargo, explicó que en la casa de Honores, ubicada sobre calle Villegas al 900, “se encontraron 150 mil pesos”. En tanto, apuntó que en los allanamientos en su vivienda, en el barrio Villa Obrera de Centenario, solo secuestraron objetos sin valor que le regaló la víctima, como “dos tazas y dos copas”.

A la hora de dar detalles sobre las pruebas, Méndez manifestó que era imposible que no encontraran huellas suyas en la casa de la víctima. “Estuve entrando durante un año y medio. Pero había 50 huellas de más personas y cinco que no pudieron identificar”, precisó.

Confiada, la mujer anticipó que recién en febrero se confirmaría la respuesta del Tribunal de Impugnación provincial. La audiencia está programada para mañana en los tribunales cipoleños de Urquiza y España, con la presencia del conjunto de las partes.

LEÉ MÁS

Chocaron a un ciclista en el cruce de las rutas 22 y 151

Dos integrantes de la megabanda insisten en la excarcelación

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario