Inventó un despertador para personas hipoacúsicas

Un orense creó una pulsera que les facilitará la vida a los sordos.

Guadalupe Maqueda

maquedag@lmneuquen.com.ar

Un día, Ricardo quiso ayudar a dos amigos sordomudos que tenían dificultades para llegar a horario al trabajo y se le ocurrió que podía lograrlo si creaba un dispositivo que fuese irrompible y eficaz para despertarlos.

Quiso hacerlo con un motor de PlayStation conectado a un celular por medio de un cable. El prototipo parecía un plato volador que funcionaba a pilas y se colocaba entre la almohada y el colchón, pero la vibración no era del todo efectiva. Esa idea no prosperó, pero años más tarde retomó el proyecto con tecnología más avanzada y tuvo éxito.

“Tenía que ser algo cómodo para dormir, simple, resistente, de fácil fabricación y lo más barato posible”, dijo a LM Cipolletti.

Entonces, pensó en una pulsera que vibre, que puedan colocarse en la muñeca y se conecte por Bluetooth al celular, para el que desarrolló todas las aplicaciones posibles. Se trazó ese objetivo este año y ya tiene un prototipo cuyo patentamiento está en trámite y a punto de probarlo en la muñeca de uno de sus amigos.

Ricardo Markiewicz tiene 39 años, es ingeniero en informática, reside en Fernández Oro junto a su familia y trabaja en una empresa de servicios (de desarrollo de software) en Cipolletti. Con esa base de conocimientos, pudo emprender este desafío personal, en el seno del hogar, que le abre la puerta al desarrollo de otros productos.

En un principio, contó con la ayuda de su primo Nicolás, que es diseñador industrial y fue el enlace para llegar a sus amigos sordomudos, Raúl y Carlos, hermanos de un ex compañero de la secundaria. La vida los reencontró después de muchos años cuando Ricardo fue por unas maderas a la carpintería en la que ellos trabajaban.

Hoy lo ayuda en su proyecto su cuñado, sobre todo con todos los aspectos legales que acompañan al patentamiento de un invento. Para darle forma, tuvo que importar algunos componentes de Estados Unidos como motores de vibraciones, microcontroladores y baterías. En tanto, con una impresora 3D hizo la carcasa del reloj pulsera, que es de plástico flexible, con textura siliconada. “Todo el prototipo está hecho un material sensible, se puede poner y sacar y la cremallera se adapta a cualquier muñeca”, precisó el ingeniero.

Lo que le entusiasmó a Ricardo de este proyecto fue que podía servirles a otras personas y también a él como punta de lanza para sacar otros productos similares. De hecho, le ronda la idea de que el despertador vibrador pueda avisar del ingreso de un Whatsapp, por ejemplo. Y también tiene en mente una línea de productos de alarma industrial para notificar al personal cuando trabaja en el campo.

“Esta pulsera le puede servir a cualquiera con problemas auditivos o a personas que madrugan y no quieren despertar a su pareja”, destacó Ricardo.

El producto está en la fase de prueba. Ricardo quiere que su amigo Raúl lo pruebe y luego experimente con sus alumnos de la escuela de señas.

El origen

De un problema cotidiano a un gran proyecto tecnológico e inclusivo

El celu en la muñeca. Devi, como se llama el prototipo, servirá ahora como despertador, pero más adelante avisaría con vibraciones de una pulsera las notificaciones de los teléfonos celulares.

Llegar a horario. La idea surgió de una complicación diaria para los amigos hipoacúsicos de Ricardo Markiewicz: no lograban despertarse para llegar a horario al trabajo. Él quiso inventar un despertador infalible.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario