Interno del penal cipoleño se convirtió en un destacado artista

Realizó varias esculturas en hierro que hoy decoran el patio del penal.

Un interno del Establecimiento de Ejecución Penal 5 de Cipolletti sorprende a toda comunidad con sus majestuosas obras de arte realizadas en hierro. Se trata de Marcos Bravo, un soldador que recicla la chatarra para convertirla en hermosas esculturas. Su sueño es que sean exhibidas en las plazas de la ciudad para que cualquier cipoleño pueda disfrutarlas. Actualmente, estas esculturas adornan los patios de la cárcel ubicada en la zona rural de El 30.

El año pasado comenzó a improvisar casi como un juego durante el tiempo que tenía libre en el taller de herrería. Dio rienda suelta a la creatividad y se animó a diseñar lo que sería su primera gran obra: un guanaco de casi dos metros, creado en su totalidad con los desechos de un termotanque y varas de hierro.

Te puede interesar...

Las tareas se extendieron por casi un mes y medio, hasta que logró terminarlo y exhibirlo ante el resto de los presos y los penitenciarios.

“A cada pieza que utilizo le encuentro un significado especial. Entre los materiales hay caños de escape, parrillas de autos, chapas, parlantes y hasta viejos faroles. Todo lo que encuentro lo uso, le doy forma y lo instalo en el lugar adecuado”, contó Marcos en una entrevista que brindó a Canal 10.

Hace algunos meses el artista privado de su libertad donó dos de sus obras que hoy adornan una plaza de Chacra Monte, en la zona rural de General Roca. Se trata de una pareja de trabajadores. “Cuando salga quiero dedicarme a esto”, expresó.

Un docente de la escuela que funciona dentro de la cárcel cipoleña fue quien advirtió sus habilidades creativas y encendió la chispa que faltaba para que se animara a dar sus primeros pasos en el camino del arte. “A Marcos lo conocí en el taller de mantenimiento. Él se encargaba de arreglar los bancos de la escuela. Tiene muy buena mano para la soldadura y hacía muy bien los trabajos. Cuando vi sus primeras esculturas le comenté que me habían gustado mucho y que las iba a promocionar para intentar ayudarlo”, expresó Adrián Ciancio, en diálogo con LM Cipolletti.

Preso-cipoleño-se-convirtió-en-un-destacado-artista-2.jpg

El docente contó que le acercó algunos textos y revistas de escultores famosos para que los conociera y se capacitara. “Me dijo que le gustaba mucho hacer réplicas de animales de hierro a escala real, y le llevé varias propuestas. Sus obras están enfocadas en animales autóctonos de la Patagonia, como pumas, choiques y guanacos”, indicó Ciancio. Ahora, Bravo ya tiene casi una docena de creaciones.

Ahora ya sabe lo que quiere hacer

De casualidad

Marcos Bravo ya tenía conocimientos de soldadura, pero nunca había pensado volcarlos en obras de arte. La idea se le ocurrió en la cárcel, mientras improvisaba en un taller de herrería. Los resultados fueron sorprendentes.

Encontró su vocación

Al ver que las obras que realizaba eran muy lindas y recibían una amplia aprobación, Bravo decidió continuar y comenzar a formarse y perfeccionar su técnica. Tiene pensado dedicarse al arte una vez que salga de la cárcel.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario