Indignante: entraron a robar y destruyeron un histórico vivero de la ciudad

Se trata de El Vivero, el local de la familia de Claudio Araya, asesinado brutalmente en 2013 cuando intentó impedir un robo.

Entraron y destruyeron el vivero de la familia de Claudio Araya. Fue esta madrugada. Hay indignación en todo el barrio por el nivel de violencia de los malvivientes.

Se trata del histórico local ubicado en la esquina de calles Mengelle y Primera junta del barrio Filipuzzi.

Te puede interesar...

En diálogo con LM Cipolletti la propietaria del lugar, Laura Sánchez, contó que cerca de las 9:30 llegó al local para abrir las puertas al público y encontró que la puerta estaba rota y que estaba tirado el matafuego.

“Apenas vi el ingreso ya supe que habían entrado. Esta todo tirado, desparramado, roto, supongo que estaban buscando dinero que no tenemos. Tiraron los insecticidas, activaron el matafuego adentro y rociaron la mercadería. Rompieron el invernáculo donde tenemos las plantas de interior. En ese lugar tengo una puerta frágil para ingresar que sólo hay que correrla, sin embargo, hicieron un boquete. No me robaron nada de valor, aunque para mi sea todo de valor porque es mi trabajo”, expresó Sánchez, indignada por la situación.

vivero araya

Agregó que la caja registradora suele dejarla abierta para que cuando ingresen a robar vean que no hay dinero sin necesidad de romperla.

“Más que a robar, entraron a romper. Quizás como no encontraron plata se enojaron y empezaron a destrozar todo. Esta gente no está en sus cabales”, comentó la propietaria.

Personal de la Unidad 32 del barrio La Paz se hizo presente en el lugar junto con el Cuerpo de Criminalística para levantar huellas. Van a investigar las cámaras de seguridad de los vecinos para poder dar con los autores.

Recuerdo de un crimen que conmocionó Cipolletti

vivero araya

El histórico local de plantas tiene 20 años y una trágica historia. En marzo del 2013 Claudio Araya (esposo de Laura Sánchez) intentó evitar el robo de una mujer en frente de su local. Fue apuñalado brutalmente por Ramón Geldréz, quien en ese momento se encontraba bajo el beneficio de salidas transitorias. Desde ese momento su esposa quedó a cargo del local.

Sánchez dijo que los destrozos de hoy no tienen vínculo alguno con el crimen, y recordó que cuando su marido vivía sufrieron una ola de robos y vandalismo.

“Cuando estaba Claudio nos habían tomado de punto. Cada dos por tres entraban y rompían todo. Un día Claudio se cansó y decidió comenzar a dormir en el vivero para poder atrapar a los ladrones con las manos en la masa. Y Así fue, los pudo atrapar”, recordó Sánchez.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario