La contribución de la administración rionegrina alcanza un mínimo de 11.000 pesos y, según ha podido conocerse, desde el año pasado se vienen observando algunas dificultades en su instrumentación. Los pagos, en muchos casos, llegan después de lo previsto.

En 2016 ocurrió que a los estudiantes les abonaron una cuota entre fines de agosto y principios de septiembre, en tanto que la segunda quedó pendiente para octubre de ese año. Sin embargo, recién se terminó de efectivizar su liquidación en febrero de 2017.

En cuanto a las becas del año en curso, la primera parte fue efectivizada a principios de agosto y la segunda ya debería haberse pagado, pero aún se está a la espera, según comentaron varios de los beneficiados.

Aseguran que consultaron el estado del trámite, pero por el momento no tuvieron novedades. Y como resta muy poco tiempo para la finalización del ciclo lectivo en las universidades, dicen que les llama la atención que aún esté pendiente el abono de la beca.

Los jóvenes que dependen de estos ingresos requieren de ellos para el desarrollo normal de sus estudios y los gastos que esto implica. Muchos están en época de rendir finales y todos deben contar con la tranquilidad debida para cumplir con sus metas, entre las que se cuentan las obligaciones mismas por ser becados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario