Honores: familiares de la acusada temen por su vida

Permanece presa en la cárcel roquense.

No hubo mayores novedades sobre un pedido de traslado a la cárcel de Cipolletti de la detenida Irene Méndez y sus familiares salieron a reclamar que se cumpla con el trámite porque temen por su vida. La mujer se encuentra alojada en la cárcel de Roca, esperando la realización del juicio en su contra por el crimen de Eduardo Honores.

Tras un incidente con otra interna, Méndez había sido llevada a una celda de castigo y se vio obligada a realizar una huelga de hambre. Después, hubo un compromiso de las autoridades judiciales para atender su solicitud de un traslado al penal de esta ciudad pero hasta el momento sigue sin modificarse su situación.

Muy preocupados por su salud y por la probabilidad de un nuevo ataque de una presa que la hostiga, sus familiares reiteraron la necesidad de que se agilice una medida preventiva. “La familia está muy preocupada”, reconoció Horacio, uno de los tíos de la mujer neuquina acusada de matar a Honores.

Asimismo, casi no recibe visitas porque tanto el esposo como su hija no tienen movilidad propia y deben viajar desde la ciudad neuquina de Centenario hasta Roca.

Según su propio relato, el problema en la cárcel roquense se originó por su negativa a tener relaciones con una presa lesbiana. Por esa razón, fue agredida salvajemente.

--> Visitas frecuentes a la víctima

Irene Méndez es una prostituta que mantenía una relación con Eduardo Honores y quedó como principal sospechosa de matarlo en su domicilio de calle Villegas. Desde la fiscalía, sostienen que el móvil fue el robo aunque no se hallaron pruebas contundentes. En ese marco, la mujer hizo su descargo en LM Cipolletti y aseguró que “a la que menos le servía Eduardo muerto era a mí”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario