Hacía un delivery de drogas pero zafó y no quedará preso

Un narco cipoleño aceptó su culpa y, mediante un juicio abreviado, consiguió una pena en suspenso. Había sido atrapado tras una persecución.

Un narco cipoleño que realizaba entrega de drogas a través de un servicio de delivery zafó de ir a la cárcel, aunque igualmente el Tribunal Oral Federal de General Roca le impuso una condena de dos años y medio de prisión en suspenso y varias pautas de conducta. Había sido apresado por la Policía provincial durante un control de rutina e intensa persecución en los barrios Don Bosco y Villarino; a la hora de la requisa, se le encontró casi medio kilo de marihuana y una balanza.

El hombre, de 27 años e identificado como Antonio, fue llevado a juicio oral días atrás por el delito de tenencia ilegítima de estupe-facientes con fines de comercialización.

Te puede interesar...

La acusación en su contra se derivó de un procedimiento llevado a cabo el 16 de noviembre de 2016, cuando personal de la Brigada de Investigaciones vio al sospechoso junto a otro hombre movilizándose en una moto. Los delincuentes intentaron fugarse pero en el cruce de las calles Venezuela y Jorge Newbery fueron reducidos y se pudo establecer que en una mochila llevaban medio ladrillo de marihuana, una balanza y un cuchillo con restos de cannabis sativa.

En apariencia, los narcos hacían un servicio de puerta a puerta y no esperaban ser detectados por la Policía, explicaron fuentes judiciales.

Antonio confesó que era el dueño de la mochila y por ese motivo, fue acusado por infracción a la ley 23.737. El narco cipoleño aceptó su culpa durante un juicio abreviado y la parte acusadora consideró que correspondía imputarle una figura penal más leve como tenencia simple de estupefacientes.

Ante el cambio propuesto por la fiscalía, la defensa se pronunció de acuerdo al igual que el cipoleño que, más allá de declararse culpable, se aseguraba no quedar preso. La audiencia se desarrolló el 27 de mayo y días atrás, se conoció la sentencia del TOF roquense.

En el desarrollo de los fundamentos, se destacó que la fiscalía, no encontró elementos de prueba suficientes como para atribuirle al cipoleño la acusación de vendedor de drogas.

Finalmente, al imputado se le comunicó la imposición de una pena de prisión en suspenso de 2 años y 6 meses y la obligación de cumplir una serie de pautas de conducta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario