Hace pochoclos con energía solar

Es la 16ª temporada de verano del vendedor ambulante en Las Grutas.

Los pochoclos que ofrece José Rojas en las playas de Las Grutas son dulces y crujientes, como los de la mayoría de los vendedores ambulantes de la costa atlántica. Sin embargo, su producto tiene una diferencia que lo hace muy particular: en la elaboración utiliza energía solar, la cual capta mediante dos paneles que instaló en el techo de su carro.

El dispositivo alimenta una batería de autos que impulsa un mecanismo que revuelve el maíz, que luego se transformará en las también conocidas “palomitas de maíz”.

Te puede interesar...

Este detalle tan particular hace conocido a su vehículo, que para rematarla lleva en lo alto una enorme bandera argentina, lo que despierta curiosidad y simpatía entre los veraneantes, lo que -a su vez- se transforma en un mayor nivel de venta.

Rojas vive el resto del año en Bariloche y con ésta lleva dieciséis temporadas como vendedor ambulante en el balneario rionegrino.

Hace cerca de cuatro años un amigo de Piedras Coloradas, el paraje ubicado a unos cinco kilómetros al sur de Las Grutas, le habló de las bondades de la energía solar y de la sencillez para instalarlo en un carro como el suyo.

Él mismo averiguó por internet lo que necesitaba para llevar adelante la iniciativa, compró los paneles y demás instrumentos y colocó el sistema con sus propias manos.

Al principio la novedad generaba admiración entre los clientes cuando detectaban que el vendedor y fabricante de pochoclos aprovecha la fuerza del sol para activar la maquinaria.

“El que entiende de esto me felicita, porque es un recurso que no afecta al medioambiente y a mí me permite ahorrar tiempo y dinero”, destaca.

Antes debía cargar la batería en la red eléctrica domiciliaria, para luego sí salir a recorrer las calles grutenses. Le llevaba horas y no le alcanzaba para toda la jornada laboral.

“La gente que entiende de esto me felicita, porque es un recurso que no afecta al medioambiente y a mí me permite ahorrar tiempo y también mucho dinero”.José Rojas, fabrica pochoclos con energía solar en Las Grutas.

En cambio, ahora, mientras se desplaza por la arena ofreciendo su producto, el sol va almacenando la fuente que sólo lo puede desabastecer una vez que cae la noche o cuando el cielo se oscurece y el sol da la espalda.

El pochoclero lamenta que no pueda utilizar el mismo sistema en Bariloche, su ciudad durante el resto del año, donde también se dedica a la venta callejera en los meses invernales. “No tenemos un sol radiante como acá en verano”, explica.

Opina que el mecanismo que debería ser adoptado en las zonas rurales, donde los residentes deben ingeniárselas para reemplazar la falta de electricidad. Es por eso que alienta este tipo de iniciativas, sean comerciales o no, para aprovechar un recurso renovable, ahorrar y no dañar el medioambiente como sí ocurre con otros sistemas.

LEÉ MÁS

Policías de refuerzo reconocen quién es quién en Las Grutas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario