Familia a la defensiva no dejó pasar al CITE para ver al abuelo Mario

Lamentablemente, las asistentes sociales de la Tercera Edad no pudieron constatar si es víctima de violencia, como denuncia su hijo Oscar, quien pide ayuda desesperadamente a la Justicia.

Personal de la Tercera Edad visitó la casa donde vive Mario Ramírez, el abuelo de 85 años por quien uno de sus hijos pide ayuda desesperadamente, y se encontró con un muro. Irene Codo, una asistente social con mucha cancha y barro, y larga carrera en el Municipio, intentó pasar a la casa y verificar si el anciano es víctima de violencia, pero no la dejaron pasar. Su señora la atendió en la vereda y fue muy reticente al hablar.

“La asistente no tuvo una buena apertura. La familia está a la defensiva y aportó muy poca información”, sostuvo la titular del CITE, Marita Troncoso. Advirtió que es la primera vez que no pueden ingresar a un domicilio, ya que normalmente el equipo tiene llegada para hablar y constatar una situación.

Te puede interesar...

“Esta vez, no fue posible y la situación es muy compleja. Nosotros por la fuerza no podemos ingresar. Creo que la próxima intervención tendrá que ser desde el juzgado, y con mayor ímpetu. Eso lo puede hacer la ley”, agregó la funcionaria municipal.

La visita que fracasó fue el lunes pasado, y ese mismo día elevaron el informe que había solicitado el Juzgado de Paz, donde Oscar Ramírez, el hijo que reclama por la vida de su padre, asentó una de las tantas denuncias. Otras fueron en la Policía y en la Fiscalía.

De acuerdo al informe, fue la señora del abuelo Mario quien atendió en la vereda a las dos asistentes sociales que concurrieron a su domicilio. Una de ellas, Irene Codo. “Nos reconoció que se encontraba imposibilitado para caminar y periódicamente lo llevaba al médico, pero el doctor no consideraba que le diera medicación. No nos dijo dónde se hacía atender y quién era”, relató Troncoso a LM Cipolletti.

Claro que son dichos de la mujer que no pudieron acreditar porque no pudieron ingresar al domicilio para ver cómo está todo. “La señora fue muy desconfiada al hablar, reticente”, acotó la titular del CITE.

También le dijo a las asistentes sociales que Oscar, el hijo que no puede ver a su padre, no le pide ayuda porque no le resulta “útil”; y mencionó que estaba buscando una cuidadora para que pudiera estar en el domicilio.

“Nuestra asistente ya elaboró el informe y lo envió al juzgado. Nosotros cumplimos con lo que solicitó. Ahora, para entrar a la casa y verificar si hay violencia sobre el adulto mayor, quizás la Justicia tenga que tomar otras medidas. Nosotros no podemos entrar si no nos dejan, pero en todo lo que nos pida, estamos dispuestos a ayudar. Incluso para ofrecer asistencia de comida o una salida del domicilio con fines recreativos”, expresó Troncoso.

En el informe, el Cite también sugirió que se cite al matrimonio y a los hijos en el Juzgado de Paz.

“La familia fue muy reticente, está a la defensiva y aportó muy poca información. Es la primera vez que nos pasa que no tenemos una buena apertura. A la asistente social no la dejaron pasar y la atendieron en la vereda”, informó la titular del CITE, Marita Troncoso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario