Espectacular operativo para hundir un pesquero en Las Grutas

Sumaron un nuevo barco al parque submarino de Las Grutas.

El antiguo barco pesquero Mariana Rojamar navegó ayer por última vez. Y lo hizo para ser hundido a pocos kilómetros al sur de Las Grutas, donde se encuentra el Parque Submarino que tiene como primer atractivo al pesquero Don Félix, que fue fondeado en el 2007.

El operativo se realizó en medio de estrictas medidas de seguridad impuestas por Prefectura Naval.

Te puede interesar...

La jornada estuvo ideal para la misión, pues apenas sopló una brisa y el mar se mantuvo calmo durante el operativo de hundimiento.

La actividad arrancó en horas de la mañana desde el pontón flotante de Puerto San Antonio Este, donde la nave estuvo amarrada los últimos años luego de que cumpliera su vida útil. Allí lo alistaron, tarea que consistió en retirarle los hidrocarburos y el resto de la suciedad acumulada, y le extrajeron los motores, partes de la cabina y los elementos que pueden poner el riesgo a los buzos deportivos, pues para esa disciplina fue concebida la idea.

Fue el remolcador Viento el encargado de trasladarlo hasta el sitio de sumersión, junto con el buque pesquero en actividad San Salvador II, que cumplió el rol de asistencia.

Una boya colocada con un “muerto” horas antes marcaba el lugar donde mandaron a pique a la nave, que tiene 32 metros de eslora.

La operación demandó algo más de dos horas y fue fiscalizada por la fuerza naval cuyas autoridades las siguieron de cerca desde el guardacostas Río Paraná, que tenía entre sus tripulantes a la ministra de Turismo de Río Negro, Arabela Carreras, y otros funcionarios provinciales.

El aporte principal fue de un grupo de buzos profesionales que se encargaron de abrir las esclusas (suerte de válvulas) colocadas especialmente en distintos sectores del casco, para permitir el ingreso del agua.

Toda la maniobra fue seguida también por una decena de lanchas y semirrígidos con vecinos y aficionados a la actividad.

Lentamente el Mariana (a secas como le llaman) fue hundiéndose en el mar hasta desaparecer totalmente.

El momento culminante fue acompañado por bocinazos de las otras embarcaciones, y aplausos de los asistentes.

El buque quedó sumergido a una profundidad de entre 15 y 20 metros (según el estado de la marea), a unos cinco kilómetros de la costa, y a unos dos de donde se encuentra el Don Félix.

La iniciativa fue impulsada por la empresa de buceo Cota Cero, con aportes de los gobiernos nacional y provincial. Previamente cumplieron con todos los requisitos que se exigen para este tipo de emprendimientos, entre ellos el estudio de impacto ambiental.

La despedida del mecánico al Mariana

Intentó mostrarse despreocupado cuando se realizaban las últimas maniobras antes de hundirlo. Ahí lanzó la recordada frase de Terminator, pero su sonrisa desganada lo delató.

Pedro Raspozzo es un veterano mecánico de barcos y en varios momentos del día fue blanco de las cargadas de los otros tripulantes. Conoce como pocos al Mariana Rojamar y su historia. Durante 18 años fue su jefe de mantenimiento. Lo mantuvo funcionando durante casi dos décadas, y también fue el responsable de quitarle todos los carburantes y el desguace.

“Le toca otra vida, y va a generar ganancias para otros. Yo hacía que su hélice se moviera, y con eso ganábamos un montón de gente”, destacó.

Fue él quien lo convirtió en un barco pesquero. En 2006 dejó de navegar porque su vida útil había terminado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario