El sueño de Reina terminó envuelto en llamas en Perú

Fin del Dakar para la rionegrina. Su camioneta se incendió en el inicio de la tercera etapa en Pisco.

La quinta incursión de Alicia Reina en el Dakar no tuvo un final feliz, ni siquiera un tránsito duradero en la aventura sudamericana, en la que su camioneta Toyota no logró salir de Perú.

Esta vez, las dunas de Pisco le jugaron una mala pasada a la tripulación de la provincia, luego de que el combustible generara un incendio que acabó con el sueño deportivo.

Todavía restan algunas pericias para determinar las causas del dantesco siniestro, en el que el vehículo ardió por completo en cuestión de segundos.

Eran apenas los kilómetros iniciales del tercer día de competencia. El domingo no había sido sencillo tampoco para el auto 373 de la nómina, pero según palabras de la propia Reina, “había terminado entera, más allá del retraso”.

“Nos dicen que ya veníamos incendiados desde hace algunos metros, pero cuando Dante (Pelayo, su copiloto) se da cuenta ya era tarde”, resumió la corredora.

En un instante, la Toyota se quemó por completo. Periodistas acreditados y el helicóptero de la organización llegaron a socorrerlos, pero las llamas no dieron tiempo ni a sacar los matafuegos.

“No se pudo hacer nada. En dos segundos se nos fue todo”, lamentó una de las 18 mujeres que emprendieron el rally más duro del mundo.

2 abandonos del Dakar registra Reina en su historia.

Nunca se sabe cuál puede llegar a ser el último Dakar para cualquier piloto y es por eso que el abandono duele en lo más profundo de los sentimientos. Con el del 2018, la estadística de Reina sumó el segundo abandono en cinco intentos. ¿Habrá fuerzas para el 2019?

Como nunca antes

Reina llegó a esta edición del Dakar en las mejores condiciones de sus cinco participaciones. Era la primera vez que la carrocería de su camioneta japonesa tenía doble cabina y había sumado kilómetros en los desafíos a la Ruta 40.

Por eso la intención en la previa era tratar de superar su clasificación en el puesto 40 del 2017, aunque internamente siempre la cabeza está puesta en llegar a la meta.

“Tengo que entender que son cosas que pueden pasar en el Dakar, pero el dolor es inmenso porque hay mucho trabajo detrás del proyecto. Hacía un año trabajábamos para esto”, respondió entre lágrimas a la cadena Fox Sports.

La temperatura, un gran riesgo

Al término de la segunda etapa, el argentino Emiliano Spataro había advertido en declaraciones periodísticas su preocupación por la alta temperatura que levantaba el combustible.

Las altas dunas peruanas fueron una sorpresa para todos los corredores y abajo del sol, el esfuerzo de los rodados transmitía grados a la nafta.

Aunque todavía no se confirmaron las causas que desataron el incendio, la del combustible es una de las hipótesis más importantes.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario