El parricida de Costa Sur seguirá tras las rejas

El chapista que mató a su papá y violó a la pareja será juzgado en los tribunales locales en 2018.

El acusado de matar a su padre y luego de violar a la pareja en el barrio Costa Sur continuará tras las rejas hasta el año que viene porque se decidió extender su prisión preventiva. El plazo finalizaba hoy y por eso, desde la fiscalía, se pidió una audiencia para avanzar con la solicitud de su encarcelamiento preventivo.

El juez que presidió la audiencia consideró adecuados los argumentos expuestos por los representantes de la fiscalía cipoleña y fijó en 90 días la preventiva para Víctor Moisés Ibáñez Sepúlveda, de 36 años. El detenido, de oficio chapista, quedó tras las rejas el mismo día del hecho debido a que se presentó en el puesto caminero de la zona de peajes y confesó que había asesinado a su papá. “Me mandé una cagada”, alcanzó a señalarles a los agentes de guardia.

La investigación posterior determinó que Ibáñez no sólo había asesinado a fierrazos a su papá Pío Ibáñez, de 58 años, sino que violó a la pareja. Aunque en un primer momento la Justicia no brindó precisiones sobre el tema del ataque sexual, en la audiencia de formulación de cargos indicó que la imputación en su contra era por los delitos de homicidio agravado en razón del vínculo y abuso sexual.

Frente al plazo resuelto por el juez, la fiscalía a cargo de Marcelo Gómez podrá continuar con la investigación y en enero deberá confirmar la acusación. Después, se llevará a cabo el juicio oral.

Más allá de la propia confesión y de considerarse esclarecido el delicado hecho, la parte acusadora reunió una serie de pruebas y espera el resultado de distintas pericias. Con todos estos elementos, podrá encarar el juzgamiento definitivo del hombre que trabajaba como chapista en un taller de esta ciudad.

El acusado no tiene antecedentes penales pero la prisión preventiva se dictó principalmente para evitar su contacto con la víctima de la violación. La mujer fue atacada sexualmente y además, fue la única testigo presencial del asesinato de su concubino. En la primera audiencia, la jueza Sonia Martín tuvo que retar a los integrantes de la fiscalía y la defensa porque la mujer había sido entrevistada en no menos de dos oportunidades por el mismo hecho.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario