El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
74% Hum
LMCipolletti Homann

El narco Homann volvió a la cárcel y temen por su vida

Estuvo internado en terapia intensiva tras pasar por el buzón llamado "la escalera". La familia dice que "está mal y perdido". Aguardan una investigación interna para saber qué le hicieron dentro de penal de Roca.

Al narco Aldo Homann le dieron el alta tras pasar más de 15 días internado en terapia intensiva después de una serie de episodios que sufrió tras las rejas del penal de Roca donde cumple 31 años de condena por narcotráfico.

La familia y Homann temen por su vida y el lunes radicaran mediante su abogado una denuncia en fiscalía para que se investiguen los hechos ocurridos dentro del penal que derivaron a que el interno terminara hospitalizado y al borde de la muerte.

Te puede interesar...

De acuerdo a los informes médicos, Homann ingresó el 9 de marzo al hospital de General Roca, pero tal como relataron los penitenciarios que lo trasladaron llevaba cinco días “desorientado, con trastorno de la conducta y anoréxico”, dice el informe al que accedió LM Cipolletti.

En solo cinco días, Homann bajó 10 kilos y según relató la familia, en la nota que publicamos el 12 de marzo, presumen que “la plancharon y aislaron para quebrarlo”.

Por ese entonces, Homann estaba a dos días de tener una audiencia para pasar a un pabellón de buena conducta y poder acceder al beneficio de visitas más frecuentes.

La familia ha contrató una psicóloga para que trata de Homann para que pueda poner en palabras la experiencia que tuvo en marzo y que lo dejó en un esta de alerta y temor permanente.

En la primera entrevista que tuvo por Zoom con el interno, este no quiso hablar por temor a que los penitenciarios lo escuchen y luego haya represalias.

Por ese motivo, la psicóloga acudió al penal para entrevistarlo y en tres ocasiones no la dejaron ingresar por lo que se podría ser denunciado el servicio penitenciario por incumplir la orden que firmó un juez autorizando dicha visita.

Aldo-Homann-narco-carcel.jpg

¿Buscan sacarlo de juego?

Aldo Homann, es un importante narcotraficante de la región que cayó por última vez en septiembre de 2018 cuando lo traicionaron y entregaron. La Policía rionegrina montó un espectacular operativo y lo detuvo en una chacra de Cervantes donde tenía acopiado 86 kilos de marihuana.

Tras la caída, permanece en el oscuro pabellón 4 del Penal de Ejecución 2 de Roca a un par de celdas de José “Chiqui Forno”, el líder de la megabanda que hizo estragos en Cipolletti y Neuquén entre 2015 y 2016 y fue condenado en 2019 a 33 años de prisión.

“El viejo”, como lo llaman en la cárcel Homann, porque a sus 48 años sabe desde hace 20 lo que son los códigos, usos y costumbres tras las rejas ya que ha pasado por varios penales del resto del país, es uno de los que maneja el pabellón y siempre hay otros internos que lo quieren voltear. Las traiciones en el mundo tumbero laten constantemente.

De hecho, LMC reveló el 24 de mayo de 2020, la disputa que había entre Forno y Homann. Además de varias fuentes internas, penitenciarios y judiciales que lo confirmaron, también hubo un incidente clave en el pabellón que da cuenta de ello.

Homann con uno de sus laderos estaba en su celda cuando cuatro aliados de Forno cargando un colchón, a modo de escudo, intentaron ingresar a la celda para apuñalarlo.

Homan y su ladero con una silla y un palo, le presentaron batalla y lograron expulsarlos y trabajar la reja de la celda. Así son las cosas en el mundillo tumbero y siempre aparece alguno que quiere levantar cabeza respecto del resto o alguno que debe obedecer una orden para no perder protección.

-> La última charla: “Tomé algo y estoy mareado”

Antes de ser hospitalizado, Aldo Homann dialogaba por teléfono todos los días con su familia. El último diálogo que tuvo Homann con su familia, fue con su esposa a quien llamó tarde de noche y le dijo: “me estoy yendo a acostar porque tomé un jugo que hicieron los muchachos y estoy mareado”.

A partir de ahí, Homann no atendió ni llamó más a la familia. De ahí nace la sospecha de que “lo plancharon”, es decir lo sedaron con pastillas.

Al día siguiente, la mujer le contó a su cuñado y fueron a la cárcel pero la única respuesta que obtuvieron de los penitenciarios es que tal vez, “el Aldo no quiera hablar con ustedes por ahora”.

Se le dio intervención al abogado de la familia a quien le restringieron el ingreso a la cárcel durante ese fin de semana y finalmente el martes 9 logró trasponer las rejas y lo encontró a Homann desnudo en el buzón denominado “la escalera”, porque es una celda que está debajo de una escalera”, deshidratado y totalmente perdido y asustado.

Ahí el abogado gestionó su traslado al hospital donde permaneció hasta la semana pasada. Estuvo en terapia intensiva y al borde de la muerte. Pese a ello lo regresaron al mismo penal sin que todavía haya un informe claro de qué le ocurrió en esos días al conocido interno.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20% Me interesa
6.6666666666667% Me gusta
60% Me da igual
6.6666666666667% Me aburre
6.6666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario