El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
24% Hum
LMCipolletti locro

El locro más popular de Cipolletti desde adentro

De un tiempo a esta parte, Martin Rodriguez Caldentey, transformó su locro en un clásico de las fechas patrias en Cipolletti.

Comienzan a trabajar un par de días antes. Seleccionando las verduras, las carnes, las legumbres. Armando los caldos, cerrando los pedidos. En esta ocasión el locro no solo se pudo encargar y pasar a buscar sino que se disfrutó en el salón del restaurante Casa Biscay, frente al Parque Rosauer.

Martín se acercó a la cocina con apenas 15 años, cuando un entrenador suyo de rugby, Luis París, lo convocó a ayudarlo con su locro. A medida que pasó el tiempo, Martín modificó aquella receta y comenzó a cocinarlo en el garage de la casa de su suegra. Fueron vendiendo en el barrio y lentamente el locro familiar se fue expandiendo, tal es así que luego montaron una rotisería que se llama De La Olla Al Plato, casi pegada a Casa Biscay y que en cada fecha patria, el locro convoca multitudes.

Martín Rodríguez Caldentey, cocinero y dueño de Casa Biscay - ok.mp4

Situada la rotisería en la primera cuadra de la Avenida Alem y el restaurante Casa Biscay a la vuelta, ambas bocas expandieron locro este 25 de Mayo y obviamente la cola de gente esperando su pedido se formó estoica.

Hoy De La Olla al Plato es manejada por la familia de Martín y Casa Biscay por este cocinero de tono bonachón, incansable laburante y muy meticuloso a la hora de hacer este locro de 8 horas de cocción.

Casa Biscay - Martin y equipo.JPG

Quienes ya lo hayan probado, pueden dar fe de lo que digo. Sabor, textura, cremosidad y ganas de pasarle el pan al plato a cada rato. Hoy el locro de Casa Biscay y de La Olla Al Plato es uno de los más convocantes de la región.

Años atrás llegaron a cortar la calle y armar algunas intervenciones de música folklórica para amenizar.

Casa Biscay - Fila.JPG

“Nosotros acá con los chicos estamos desde las 4 de la mañana para tenerlo listo a las 12 cuando comienza a venir la gente” cuenta Martín mientras en la cocina humean las ollas como si fuesen locomotoras indomables.

“Desgrasamos las carnes y las pancetas para que sea un locro suave y no caiga pesado, quizás ese sea uno de los secretos”, cierra diciendo Martín con el boliche a tope.

Dejá tu comentario