El clima en Cipolletti

icon
18° Temp
46% Hum
LMCipolletti Cipolletti

El fútbol de Los Humildes: pasión, amistad y contención

La escuela de fútbol que nació en las 200 viviendas de Cipolletti se convirtió en toda una institución ofreciendo un espacio de contención a miles de chicos de las barriadas con la excusa de jugar al fútbol.

Decir Los Humildes en la zona norte de Cipolletti es palabra mayor. Es excusa para inflar el pecho, levantar la cabeza y respirar orgullo. Es que se trata de la escuelita de fútbol que nació como el sueño de un grupo de pibes de las barriadas y hoy, luego de 36 años de vida, se convirtió en toda una institución donde cientos de chicos y chicas aprenden día a día a jugar el mejor partido de sus vidas.

Era el año 1981 y el barrio 200 viviendas comenzaba a poblarse de familias jóvenes. Los pasillos se llenaban de chicos que corrían, de risas y gritos que por momentos disimulaban las necesidades más básicas. Nico Jaime tenía 14 años cuando su familia pisó por primera vez el barrio al acceder a la casa propia.

Te puede interesar...

“Todavía estaba el gobierno militar, era un momento muy difícil. En el barrio había muchas parejas jóvenes con sus hijos, todos obreros. La mayoría trabajaban en la fruta, en las chacras o en la construcción. Había entre 3 y 4 chicos por departamento, alrededor de 600 en todo el barrio que cubre solo una manzana. Había chicos por todos lados”, recordó en diálogo con LM Cipolletti.

La pelota era en ese entonces el motivo de reunión de los más chicos, con los típicos picaditos, hasta que se organizaron y conformaron el equipo del barrio.

“Fue en 1985 cuando armamos nuestro primer equipo. Teníamos ganas, pero nos faltaba todo lo otro. Con sólo 18 años organizamos la escuelita de fútbol Los Humildes. En ese momento era la excusa para jugar al fútbol, con la inocencia de todo pibe, sin saber que en realidad éramos mucho más que fútbol. Pudimos conformar un lugar de encuentro donde empezamos a conocer que el deporte nos daba una oportunidad de crecer sanos, pero también advertir todas las necesidades que tenían de los chicos del barrio. Nunca hicimos oído sordo, siempre ayudamos en todo lo que faltó, hasta el día de hoy”, relató Jaime.

200 viviendas.JPG
El barrio 200 Viviendas, lugar donde nació Los Humildes.

El barrio 200 Viviendas, lugar donde nació Los Humildes.

La cuna que los vio crecer fue un potrero que armaron con mucho esfuerzo al que llamaron la Pichi Ruca. Por muchos años esa canchita de tierra fue el centro de grandes encuentros hasta que en 1996 debieron trasladarse porque allí comenzaba a tomar forma el Parque Norte sobre calle La Esmeralda.

“Esa primera canchita la armamos nosotros de pibes, con pico y pala. Era todo un gran descampado con yuyos que eran más altos que nosotros. En las tardes se llenaba de chicos, y se jugaban los primeros torneos”, recordó con nostalgia.

Por la obra debieron mudarse a una hectárea que les cedió el club Marabunta donde hoy funciona la cancha de jockey de césped sintético. Allí funcionaron hasta 2004, se trasladaron a otro espacio del club hasta 2015 y finalmente se instalaron la nueva Pichi Ruca, una cancha a la vera de las canchas de San Isidro.

“Hoy, con 36 años de experiencia, me pongo a pensar y teníamos una responsabilidad enorme con sólo 18 años. Fuimos y somos mucho más que una escuela de fútbol de barrio, hicimos labor social con todo lo que eso significa. Nos hicimos cargo de pibes que no tenían para comer, que eran golpeados, que habían abandonado la escuela y hasta de chicos que estaban en las drogas. Hicimos mucho, sin tener nada. La clave fue siempre la misma; que todo nene que necesite un espacio, acá va lo va a tener”, relató.

Nico Jaime.jpg
Nico Jaime, fundador de la escuelita de fútbol Los Humildes.

Nico Jaime, fundador de la escuelita de fútbol Los Humildes.

Dijo que la escuela siempre sobrevivió gracias a la ayuda de los vecinos y comerciantes para poder sostener la compra de los insumos necesarios.

“En aquellos tiempos nos caminábamos todos Cipolletti buscando colaboraciones para comprar camisetas y pelotas. Incluso luchamos contra la estigmatización porque cuando decíamos que éramos de las 200 viviendas nos miraban de reojo. Fue duro, pero nada nos frenó. Hoy tenemos chicos y chicas de todos los barrios, llegan de la costa, de Tres Luces, de El 30, y todos somos iguales. En Los Humildes tenemos una frase que nos representa: el corazón late en las 200 por más que tengamos chicos de todos los barrios”, dijo el fundador del club.

Actualmente la escuelita cuenta con alrededor de 120 chicos y chicas, y hasta los 12 años hacen fútbol mixto. Según sus estadísticas, el 70 por ciento son por continuidad, es decir, son hijos o sobrinos de ex jugadores de Los Humildes.

A los más chiquitos, los nenes de 4 a 6 años, los entrena Cristina Loncomán, los de 7 y 8 años el profe Sebastián Morales, y Luis Suazo se encarga de las categorías de 11 y 12 años. Nico Jaime tiene a su cargo los grupos de 9 y 10 años, y los de 13 a 15. A cargo de la administración se encuentra Carina Carabajal, esposa de Jaime.

“La pelota es la excusa para que los chicos ocupen su tiempo, crezcan sanos y también puedan llegar a otros clubes. Que sean felices haciendo un deporte que los contiene”, remarcó Nico con emoción.

En 1989 fundó la liga infantil de fútbol de Cipolletti, cuando tenía sólo 22 años. Al frente de la comisión estuvo 10 años. Luego la Municipalidad se hizo cargo de la organización.

los humildes.JPG
Los pibes de Los Humildes entrenan en un predio al norte de Cipolletti.

Los pibes de Los Humildes entrenan en un predio al norte de Cipolletti.

Le ofrecieron ser político, pero prefirió el barrio

Nico Jaime es reconocido por su labor social y la política no podía desaprovechar a esta figura de la ciudad. En varias oportunidades intentaron seducirlo para ser candidato o formar parte de una gestión, pero el fundador de Los Humildes prefirió seguir trabajando en los barrios de forma desinteresada.

“Desde los 18 años que trabajo. Cuando fundamos la escuelita yo trabajaba todo el día e iba al colegio a la noche. Ahora soy portero en la Escuela Especial 4. Pese a haber escuchado varias propuestas, nunca me interesó formar parte de la política porque mi lugar está en los barrios”, afirmó.

Jaime fue obrero de la fruta 15 años en los antiguos galpones de Gasparri. Allí era embalador. Luego de trabajar todo el día, dedicaba el resto del tiempo a Los Humildes, incluso los fines de semana.

“Cuando me ofrecían ser candidato yo siempre los escuché, pero nunca me convenció. Agradecí, les di la mano y seguí trabajando. Prefiero quedarme en el barrio y no fallarle a esa ilusión con la que crecimos”, contó.

El reconocimiento a Los Humildes demoró casi tres décadas. Hace pocos años atrás fue destacado como institución comunitaria y social por los organismos oficiales y en 2018 Nico Jaime fue declarado personalidad ilustre por el Concejo Deliberante de Cipolletti en honor a sus 30 años de trabajo comunitario.

“Ese reconocimiento fue una satisfacción muy grande porque en el día a día perdemos noción de la importancia de lo que hacemos. En la calle me paran tipos de 30 y 40 años, me agradecen y en ese momento te das cuenta que todo valió la pena”, expresó. En su frase final dijo que siente orgullo de ser cipoleño y haber crecido en las 200 viviendas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario