El clima en Cipolletti

icon
Temp
78% Hum
LMCipolletti

El fiscal acusó sólo al Chiqui Forno y reclamó 6 años

Pidió que lo condenen por estafar con oficios truchos cuando trabajaba en la ex Cámara Civil.

Se cerró el juicio oral por las estafas con oficios judiciales y, como lo anticipó este diario, hubo un duro pedido de castigo para el acusado, José “Chiqui” Forno. Fue el único de los procesados apuntados por el fiscal de Cámara Gustavo Herrera, quien desligó al resto de los involucrados debido a que advirtió un engaño en la forma de reclutarlos para que cobraran los oficios.

En concreto, requirió 6 años de cárcel efectiva para Forno y la absolución para otros 6 imputados. Los defensores de estos últimos adhirieron a la posición de la parte acusadora mientras que el abogado del Chiqui cuestionó la prueba física y solicitó que se tenga presente el beneficio de la duda.

Te puede interesar...

Luego de varios meses y con audiencias que tuvieron el protagonismo de casi una veintena de testigos, quedó clausurado el debate por las irregularidades ocurridas hace más de 10 años en las oficinas de la ex Cámara Civil de Cipolletti. Entre los principales acusados se encuentra Forno, quien se desempeñaba como jefe de despacho.

Para el fiscal Herrera, la maniobra delictiva fue pergeñada por el empleado judicial actualmente cesanteado y tuvo la complicidad necesaria de varias personas que, por motivos económicos, aceptaron cobrar los oficios en un banco céntrico de la ciudad. En sus declaraciones ante el tribunal presidido por el camarista Julio Sueldo, los imputados reconocieron que les pagaban 100 pesos o un poco menos por cada oficio cobrado.

A su vez, quien era el nexo entre Forno y el resto de los imputados, Jorge Roberto Pérez, confesó que el principal acusado y otra persona le entregaban los papeles para cobrar en el banco.

Entre las particularidades de los alegatos desarrollados ayer, el fiscal incluyó a Pérez entre las personas que fueron engañadas por Forno para llevar a cabo la estafa con los oficios y por eso requirió su absolución. En su declaración durante el juicio, Pérez reiteró en varias oportunidades que “nunca pensé que era una estafa”.

Herrera desarrolló su alegato ayudado con una presentación en computadora y explicó a los jueces cómo se desplegaba la maniobra delictiva. Luego, como lo había solicitado en la etapa de los testigos, evaluó que la acusación contra Forno debía ser por los delitos de defraudación a la administración pública y falsificación de documento público.

Frente a lo expuesto por la fiscalía de Cámara, los defensores oficiales Silvana Ayenao y Juan Pablo Piombo adhirieron a su planteo. En la vereda opuesta se ubicó el abogado de Forno, Gabriel Pérez, quien atacó la prueba física y puso en duda el tema de los sellos utilizados en los oficios judiciales.

El defensor del Chiqui reclamó su absolución y de manera subsidiaria, indicó la insubsistencia de la acción penal por el tiempo transcurrido.

Un imputado a la defensiva

El proceso por las estafas con oficios judiciales tuvo alternativas cambiantes y un José “Chiqui” Forno muy a la defensiva, debido a que también es el principal acusado en la causa que investiga a una banda de boqueteros. Esta pesquisa es seguida de cerca por el fiscal Gustavo Herrera, quien en su momento pidió la prisión preventiva para Forno. El cipoleño permanece preso desde el 2016.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario