El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti Parra

El Chala y Miguel Parra, los hermanos de Oro: las confesiones de dos figuras

Se viene el aniversario de la vecina ciudad y juntamos a los dos hermanos más famosos del pago ¡y de la zona! Anécdotas, recuerdos, presente, emoción. Pase y lea.

Se ríen con ganas al recordar viejas anécdotas. Se emocionan hasta las lágrimas al hablar de Claudio, el hermano que ya no está... Se abrazan como si no se vieran hace tiempo. Se admiran e idolatran mutuamente.

Doña Zulema, la madre de ambos, debe estar orgullosa de ellos y no solo por el éxito alcanzado en sus respectivas profesiones y actividades. También por esa unión y el cariño que se profesan, por el don de buena gente que los distingue.

Te puede interesar...

“Me he peleado en la tribuna y en el trabajo por defender a Pablo, es mi ídolo”, confiesa Miguel Parra.

“Y yo admiraba cómo jugaba Miguel, le decían El Príncipe por Francescoli en el potrero”, sorprende el Chala.

Son tan famosos y populares en la región que ello exime de mayor introducción. Uno, crack del balompié: ex River y de los mayores ídolos de Cipo. El otro, número uno de las primicias en las redes sociales, con más de 100 mil seguidores solo en Facebook.

image.png

A horas del aniversario de Fernández Oro, donde residen actualmente y pasaron acaso los momentos más importantes de sus vidas, los hermanos se han unido para un extenso mano a mano con LM Cipolletti en el que la nostalgia resulta inevitable. Fútbol y periodismo, dos pasiones entremezcladas, dos figuras, cada cual en lo suyo. Pase y lea…

“Antes de venirnos a Oro en el 89 ó 90, nosotros vivíamos en Cipolletti. Mis viejos eran trabajadores de la cosecha y estábamos en el Cuatro Esquinas. Pablo creció en nuestro querido barrio del Trabajo, donde disfrutamos de la infancia y adolescencia junto a otros 5 hermanos, uno de los cuáles – Claudio- lamentablemente falleció. También perdimos joven a mi papá, José Stanislao que hizo mucho por nosotros. Entonces mi vieja luego tuvo que pilotearla sola. Trabajaba en el Banco Provincia de Río Negro y nos ayudó a crecer, a vestirnos, a darnos de comer. Hoy vivo en la casa materna con ella, con Vanesa una de las dos hermanas mujeres (la otra es Marie), mi sobrina Brisa y mi cuñado Gastón, siempre en la calle Bahía Blanca”, se refiere a sus orígenes y nos pone en contexto familiar el reconocido comunicador social.

image.png
Miguel, el segundo abajo a la izquierda. Cuentan que fue un talentoso jugador de chico.

Miguel, el segundo abajo a la izquierda. Cuentan que fue un talentoso jugador de chico.

“Yo me vine a los 12 años a Oro. Obvio que el cambio fue drástico, no podía despegarme del barrio, de mis amigos, de la canchita donde jugaba todo el día en Cipo. Pero en el secundario comencé a hacer amistades que aún conservo, muchos de ellos futboleros. Se fue acomodando todo, me acostumbré a estar más en Oro y a disfrutar el día a día. Y hoy es mi lugar en el mundo, donde hace poco y después de 14 ó 15 años pudimos terminar con Patricia, mi actual señora, nuestra casa propia, ha sido un cambio muy importante en nuestras vidas. Siempre que me fuí de Oro volví”, destaca ese sentido de pertenencia la leyenda futbolera.

La gente pasa por el Parque, donde se realizan las fotos, y no son pocos los que los reconocen y saludan.

Gran hermano y jugador

Se le infla el pecho a Miguel cuando alude a la gloria albinegra que tiene “en casa”. Basta con prestarle atención a su ranking de jugadores preferidos: “Pablo es mi ídolo: para mi vienen Enzo Francescoli, Diego, Messi y ahí está él, siempre”.

Claro que Miguel también la "movía" de lo lindo según cuentan y hasta jugó en “Lamadrid”, histórico equipo del ascenso argentino.

“Fue cuando tenía 18 ó 20 años. Y para que me den el pase tuvieron que abrocharlo a Pablo, ese fue el canje. El Chala tenía 14 ó 15 años”, revela esa faceta no tan conocida.

Y su hermano no lo deja mentir. “Era muy lírico para jugar, de tirar caños, sombreros, al igual que Claudio era bueno eh. José, Ramón y yo éramos más de encarar al arco”, explica Pablo sobre las condiciones y características futboleras de MA y la diferencia con el resto de los Parra.

“El bueno de verdad era él, por favor. De hecho desde que el Chala no jugó más al fútbol no fui más a la cancha”, admite quien suele tener la posta en materia noticias.

image.png
El Chala brillando en Cipo.

El Chala brillando en Cipo.

La publicidad inventada y la anécdota de “las S”…

Las profesiones de ambos se cruzaron varias veces. Fueron, por ejemplo, protagonistas de jugosas entrevistas: uno con la 10 en la espalda, el otro con el grabador en la mano. Y hay, por supuesto, varias anécdotas que el Chala rememora con humor.

“Recuerdo los inicios de Miguel en el periodismo, era de ir a hacerme notas a mí, siempre estaba ahí. Y después me retaba el vago, llegábamos a casa y me decía ‘no te tragues las s, pronunciá las ‘s finales”, lanza con una sonrisa el otrora talento albinegro.

image.png
Miguel y El Chala, recrearon uno de los tantos reportajes que protagonizaron juntos.

Miguel y El Chala, recrearon uno de los tantos reportajes que protagonizaron juntos.

Y luego devuelve gentilezas y llena de elogios a Miguelito: “Recuerdo cuando tenía el programa a la noche en FM Galas, que íbamos y le hacíamos compañía. No me sorprende para nada que esté donde está. Es un tipo muy reconocido, siempre pendiente de la gente. A veces voy a lo de mi mamá y lo veo con la computadora… Reuniones familiares y lo tenés que llamar 5 veces porque él está con su página, tratando de subirle una información a quienes lo necesitan, porque es re solidario el Loco. Es admirable las ganas que le pone”.

Aparece el recuerdo de otra historia simpática vinculada a la vocación y pasión de Miguel en sus inicios y el ídolo no puede evitar tentarse: “Se merece todo lo que le pasa. Lo vi desde chico con un micrófono inventado, con una lapicera en la mano simulando tener uno, grabando publicidades en un pasacassette que tenía mi papá. A veces las recuerdo y repito solo las publicidades que inventaba él y me río. Pasaba horas y se escuchaba para corregir lo que decía bien o lo que pronunciaba mal. Nos llamaba la atención a los hermanos, imagínate no entendíamos nada pero de alguna manera nos atrapaba verlo a este fenómeno concentrado en su tema”.

El secreto de las primicias y las noticias que lo marcaron

Mientras celebra el crecimiento de una ciudad a la que “veo cambiada, antes éramos 5 ó 6 mil habitantes, pero Oro no pierde su estirpe pueblerina”, Miguel revela el secreto de su éxito.

“Desde chico soñaba con ser locutor, escuchaba mucha radio. Y después siempre me gustaron las noticias, las policiales, las sociales, las historias. Hay que separar lo que pasó hace 30 ó 40 años cuando teníamos tecnología precaria, ahora la gente se inclina más por informarse en redes sociales. Lo he aprovechado al máximo. El armado de un texto, una foto, la simpleza, la sencillez de ofrecer una nota que se entienda fácil y llegue al público fue la gran estrategia para contactarme con la gente, ese ha sido mi punto fuerte. Uno se siente muy contento con el correr de los años por el alcance logrado, por el respeto del público no solo en lo profesional sino en lo humano. Es muy reconfortante que lo mío pueda ser estimado y valorado”, expone el “cazanoticia” top de la Patagonia.

image.png
Una imagen de los inicios de Miguel en la profesión

Una imagen de los inicios de Miguel en la profesión

Poco después de realizar un reportaje cerca del lugar donde lo citamos y ahora él en calidad de entrevistado, cuenta otros pormenores de su destacada labor diaria. “Facebook es la red social que más me gusta, tengo 99 mil seguidores, más 5 mil amigos. Gente de todo el país. Y muchos de ellos te llaman y aportan o colaboran con data. El Twitter llego a 12 ó 13 mil seguidores. Instagram no lo uso tanto porque no puedo con todo. Es bueno pero cansador, tengo que estar pendiente todo el día. A veces lo dejo al celu cuando salgo a caminar, no es que lo tengo siempre encima. Te quita mucho tiempo”, reflexiona con su perfil bajo habitual.

Solidario y generoso, le encanta tender una mano y, claro que también obtiene sus réditos. “Ayudo mucho a emprendedores, también en lo social, pérdida de un perro, pedido de sangre… En 10 minutos ya consiguen los dadores. Lo mismo con los perritos. O bicicletas que lamentablemente roban tanto, eso me afecta muchísimo, trato de ayudar a recuperarla. Y el Face me favorece con las publicidades, me hago un manguito más, agradezco a los que me acompañan comercialmente”.

Las bombas periodísticas que suele lanzar también se ven reflejadas “en mis sitios web Noticias de Oro y Mis Noticias, para la info de Cipo”.

Por último, con alto grado de sensibilidad social enumera las informaciones que más lo impactaron de las miles que brindó: “En Bariloche seguí de cerca el caso de una chica que donaba o alquilaba su vientre. Fui a cubrirlo para Crónica TV, que hice la corresponsalía unos años y entre todos le juntamos plata para que no lo haga. Ella quería alimentar a su familia, darle un techo, ayudar a sus hermanitos. Otra que me impacto fue el accidente en el que murieron 4 jóvenes en la ruta 151, chocaron contra un camión. Recibí entre 10 mil y 15 mil seguidores nuevos en pocos minutos… El hecho de haber estado cerca del avión caído, llegamos con los colegas al lugar donde todavía había humo. Fue algo que me conmovió. Uno siempre quiso estar en el lugar del hecho”, redondeó.

Sale el sol en el Trueno Verde

En tanto, la actualidad del Chala pasa por el club Fernández Oro, donde es una suerte de director deportivo. “El club me hizo sentir cómodo, me pude desarrollar, aprender, hacer mis primeras armas como técnico. Re contra agradecido también a la gente que me rodea, a los que están, a los que se fueron. La entidad goza de buena salud, está bien, ordenada, hay obras. El presente institucional va a acompañado con el crecimiento de la ciudad. Es el único club de la ciudad, siempre le recalco eso a los chicos. Debemos representar a Oro como se lo merece, abriéndole puertas a todo el mundo, a los que quieran ver mejorar al Trueno Verde día a día. Verlo crecer así es hermoso”, resalta el prócer del Capataz.

image.png

Y también se muestra reconfortado por ver “el crecimiento de la ciudad, tanta gente conocida que se ha venido a vivir acá este último tiempo a Oro. Ojalá que este aniversario podamos festejarlo de la mejor manera como se merece el pago”, culmina el papá de Azul, Emilia, Diego y de “kaki, mi otro hijo del corazón”.

image.png

El Chala y Miguel Parra, los hermanos de Oro.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario