El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
16% Hum
LMCipolletti

El boxeo entusiasma y suma púgiles

La Escuela Municipal que funciona en la ex Corpofrut se transformó en escenario de un verdadero fenómeno, con mujeres y hombres interesados en el deporte profesional y en la parte recreativa.

Hay casi un centenar de alumnos que concurren de lunes a viernes a las clases, que duran dos horas y contemplan múltiples ejercicios.
 
De la mano de Carlos “El Pelado” Basualdo, la Escuela Municipal de Box desarrolla por estos días una prolífica labor con adolescentes, jóvenes y adultos. Atraídos por la magia del ring y las exigencias de un entrenamiento que ofrece resultados contundentes, casi un centenar de cipoleños asisten a las clases que se desarrollan de lunes a viernes a partir de las 18 en las instalaciones de la ex Corpofrut.
No todos van por lo mismo y en el espacio que presenta dos improvisados rings, además de un pequeño gimnasio, se mezclan las ilusiones de prometedores golpeadores que quieren transformarse en profesionales y las ganas de vecinos que se conforman con olvidarse por un momento de la rutina diaria de sus trabajos en las oficinas.
Cada uno maneja sus tiempos y Basualdo impone una rutina casi sin interrupciones mediante un reloj con un cronómetro. El que quiere descansar lo puede hacer pero en un ambiente marcado por música estridente del grupo AC/DC, además de un frío que empuja a moverse, no hay excusas, todos se concentran en los ejercicios y reflejan el esfuerzo en rostros transpirados.
 
"Mucha gente nueva"
Con el respaldo de la Dirección General de Deportes del municipio local, Basualdo lleva a cabo un trabajo comprometido y ajustado a los requerimientos de cada interesado que se suma a la Escuela. “Mucha gente nueva. Yo le doy en general y él que quiere boxear, hay entrenadores exclusivos”, explicó el todavía boxeador profesional pero que a fin de año piensa retirarse de manera definitiva.
Está claro que más allá de los cuestionamientos de algunos sectores sobre la génesis de este deporte, la actividad netamente física que conlleva es única y los especialistas coinciden en que es una de las disciplinas deportivas más completas. Ahí quizás radica el interés que despierta en cipoleños que van de los 13 años a muchos que superan los 50. Y las chicas, que sin sonrojarse no paran de “disparar” puñetazos a la cara y certeros upper cut a sus ocasionales contrincantes, son las vedettes de una propuesta que ya hace tiempo dejó de ser un coto de los varones.
Los grupos que asisten a las clases de boxeo se reparten en dos horarios principales: de 18 a 20, los adolescentes de 13 a 17 años y luego llegan los mayores de 18 años.
Lo particular de la convocatoria es que se han acercado niños de corta edad a manifestarle a Basualdo su interés de sumarse a las prácticas. “Les tuve que decir que no a pibes de 11, 12 años”, comentó el responsable de la instrucción.
Los jóvenes decididos a incursionar en el boxeo profesional tienen la posibilidad de acceder a entrenadores que les imponen un trabajo diferenciado. En ese marco, se pueden observar a los concentrados Jorge Monasterio y Martín Matamala, quienes todavía no son conocidos por el gran público y que buscan ganar experiencia en festivales regionales enfrentándose a otros aspirantes a lograr un título nacional y, por qué no, un título mundial.
En cuanto a las mujeres, sobresale el nombre de Paula Olave, quien peleó en la ciudad neuquina de Zapala.
A pesar de que no se cuenta con una gran cantidad de guantes y guantines, el entusiasmo es lo que marca el día a día en la Escuela de Box de esta ciudad, que tiene una “sucursal” en el barrio Anai Mapu con más jóvenes y adultos amantes del deporte de los puños y su innegable cuota de adrenalina.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario