El clima en Cipolletti

icon
Temp
57% Hum
LMCipolletti Riquelme

El artista callejero que ilumina con sus cuadros la plaza cipoleña

Daniel Riquelme es pintor de carteles y letras, y se volcó al arte. Suele instalar sus obras en el centro cipoleño, y es furor entre muchos de los transeúntes. Lo felicitan, lo alientan, y lo incentiva para que mantenga su exposición a cielo abierto.

Sus cuadros coloridos deslumbran en el paisaje habitual de la plaza del centro cipoleño.

“Lo mío es arte popular y callejero”, explica Daniel Riquelme a los transeúntes que paran a apreciar sus otras.

Te puede interesar...

Le sacan fotos, lo filman, le hacen mil preguntas y más de uno le deja un billete en la gorra como muestra de que lo que hace agrada a la vista.

“La gente es muy cálida. Me dicen que nunca vieron algo así acá. Me felicitan, me alientan a que siga y hasta me bendicen”, enfatiza.

Cuenta que se inició como pintor de letras a sus 25 años –hoy suma 65- en el municipio de Neuquén, donde aprendió y se dedicó a confeccionar carteles para el señalamiento vial. Después continuó con el oficio en forma particular, con el que se gana el sustento diario. Hay una infinidad de locales comerciantes con sus frentes ataviados por él tanto en Cipolletti como en otras localidades vecinas.

Su inclinación artística lo llevó a que en sus tiempos libres se volcara a pintar cuadros surgidos de su propia inspiración. Se considera autodidacta y no sigue ningún estilo en particular, aunque un curador de arte que pasó por su galería al aire libre lo definió como “neocubismo con reminiscencias abstractas y surrealistas”, remarcó.

Daniel Riquelme artista-pintor.JPG

Si bien él prefiere conceptuarse como “popular y callejero”, la caracterización que hizo el especialista lo llevó a comenzar a indagar y conocer más sobre la labor de grandes exponentes, como Picasso, Dalí y otros. Sobre todo, le interesa sus biografías, que le resultan asombrosas y apasionantes.

Riquelme destacó que planifica sus trabajos, y que cada trazo que lleva al lienzo primero nace en un boceto. Pero ahí donde surge cada obra, es el resultado de un ejercicio introspectivo que todavía él mismo no puede explicar. Como algo cercano a una experiencia mística.

“Se me aparece la idea y la puedo dibujar en un papel en cinco minutos. Me viene de la nada, hasta yo mismo me sorprendo”, confiesa.

No solo la composición es propia. También construye los marcos y los atriles para trabajar y exponer.

Asegura que tiene más cien cuadros pintados que en algún momento piensa en exponer. Necesitaría todo el contorno de la plaza, bromea. Hasta el momento no ha vendido ninguno, pero no lo descarta ante una buena propuesta.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.111111111111% Me interesa
66.666666666667% Me gusta
11.111111111111% Me da igual
0% Me aburre
11.111111111111% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario