El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
32% Hum
LMCipolletti búsqueda

¿Dónde está el loro Pedro?

Dicen que se lo robaron el martes y lo buscan por toda la ciudad.

“Buscamos a Pedro”, fue la frase introductoria de una publicación de Facebook que, además de sorprender a varios usuarios de las redes sociales, se viralizó en cuestión de segundos y fue compartida cientos de veces. María José Álvarez es una joven cipoleña de 27 años que comenzó una intensa búsqueda para encontrar al loro hablador de su familia que desapareció el martes, a las 19, del Barrio Obrero. Están seguros de que alguien se lo robó.

Pedro, como se llama el ave, solía ser el mejor amigo de la abuela de Majo quien, al fallecer hace un año, pidió de manera específica que su familia lo siguiera cuidando con el mismo amor que ella le solía brindar. Por esta razón, no sólo es una mascota más sino que lleva con él una gran carga emocional imposible de ignorar y una de las razones por las cuales la pérdida se sintió tanto en la humilde casa de los Álvarez.

Te puede interesar...

“Cuando lo traje era chiquito, se lo llevé a mi abuela y se crió con ella hasta que se hizo grande. Después lo trajimos a la casa de mi mamá, donde yo estuve viviendo hasta que me mudé hace muy poco. Él estaba siempre en su jaula y se daba con nosotras nada más, nadie le podía dar de comer”, contó la joven.

El martes pasado su madre salió a hacer las compras pero al regresar Pedro ya no estaba. Lo llamaron por todo el barrio a la espera de escuchar sus característicos gritos, pero nada pasó. Entre todas las ideas sobre qué pudo haberle ocurrido al pequeño loro, una de las posibilidades es que el loro se haya escapado por su cuenta, hipótesis de la que descree, asegurando que se trató de un robo.

“Cuando mi mamá llegó, la jaula estaba intacta y la tapa cerrada, pero Pedro no estaba, por eso creemos que alguien se lo llevó. Aunque también nos queda la duda de cómo lo hicieron, porque con el resto de las personas era agresivo, lo único que se nos ocurre es que lo hayan envuelto con un toallón para evitar mordeduras. Necesitamos encontrarlo urgente”, explicó Majo.

Pedro llegó cuando era un bebé y no tenía plumas, se crió con la abuela de la familia y fue su fiel compañero de vida hasta sus últimos días. Hoy lo buscan de manera desesperada hasta por internet y ofrecen una recompensa con el corazón lleno de tristeza y un espacio vacío en su hogar que quizá no pueda llenarse nunca más.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario