Denuncian falta de agua en el barrio Los Tordos

Según vecinos, el que no utiliza una bomba no tiene suministro.

Vecinos del barrio residencial Los Tordos conviven rodeados de piscinas, pero sufren la falta de agua potable en sus canillas. En algunos casos, están sin líquido en el tanque desde Navidad y no tienen respuestas. Mientras tanto deben acudir a casas de familiares para bañarse y lavar la ropa. “Es inhumano. El acceso al agua es un derecho”, criticaron. Desde ARSA reconocieron una falla general en diciembre, pero negaron que las quejas actuales sean por problemas de la red pública.

Las fiestas de fin de año fueron secas en el barrio de la zona este, que pese a estar rodeada de grandes jardines y piletas para apaciguar el calor, sufren la falta de agua potable.

Te puede interesar...

Mirta Eberhardt, de 63 años, cada mañana debe esperar sentada 15 minutos en el frente de su casa para poder cargar un jarro con agua y lavarse los dientes. Lo mismo hacen su marido, también de 63, y su hijo, de 28. El hilo de agua en la canilla de afuera es la única forma que tienen de acceder a un poco de líquido desde finales de diciembre.

“Desde que tuvimos el problema con el bombeo de agua desde Fernández Oro, acá bajó la presión y no llegó más agua al tanque. Hicimos tres reclamos en Aguas Rionegrinas, todos terminaron en Viedma. Vino varias veces la cuadrilla, cambiaron la llave de paso, midieron la presión, y no encuentran una solución. Hoy (por ayer) me confirmaron que el problema sería de la red, y que por el momento no habría solución. ¿Y mientras tanto qué hacemos?”, cuestionó la mujer. Los responsables de ARSA desmintieron a sus empleados (ver aparte).

La rutina cotidiana sufrió cambios considerables para varias familias. Lavan la ropa en casa de familiares, se bañan donde amigos y deben comprar agua para el consumo. Las plantas las mantienen vivas gracias al agua de una acequia cercana al barrio.

“Acá muchos vecinos conectaron bombas para chupar agua de la red, y tienen mejor presión. Pero yo pago un servicio que debería prestarse sin dificultad. Somos un barrio residencial, pagamos altísimas tasas municipales, y no tenemos acceso al derecho básico fundamental como es el agua potable. Es una vergüenza”, expresó la mujer, vecina del lugar hace ya 20 años. Con las bombas, la mayoría de los vecinos evita las complicaciones.

Los vecinos creen que el crecimiento de la ciudad y la falta de inversión provoca que el servicio en verano no dé abasto. “Estamos viviendo como en un camping que no tiene duchas ni baño. Es un desastre”, reclamaron los vecinos que no tienen bombas.

--> Ya se recibe el refuerzo de Oro

La respuesta oficial de Aguas Rionegrinas a los reclamos es que se trataría una obstrucción domiciliaria y no de la red. En diálogo con LM Cipolletti, el titular local de ARSA, Claudio Celiz, aseguró que no hay problemas de presión en la ciudad.

“El problema es que no entra agua a una de las casas del barrio. Estamos evaluando qué pasa, pero creemos que es un problema particular. Sólo recibimos reclamos de una vivienda”, indicó. Dijo que la ciudad está recibiendo el aporte de agua desde Oro y que pese al problema que se registró en la zona este en diciembre, no volvió a afectarse el servicio.

En el sector, sin embargo, casi todos los vecinos utilizan bombas para garantizarse el abastecimiento de agua si hay poca presión.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario