En diciembre del año pasado, el STJ ya había analizado las actuaciones penales que derivaron en la condena del imputado. En ese momento, el máximo tribunal de la provincia rechazó un recurso de queja y convalidó la sentencia de la ex Cámara Primera de Cipolletti.

Carrasco fue juzgado por el crimen de Martínez Parra que tuvo lugar entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre de 2015 en la casa 13 de la calle Lucinda Larrosa. Según la acusación el imputado ingresó al domicilio de la víctima y con la finalidad de robarle agredió al abuelo mediante dos golpes en la cabeza con un martillo. Posteriormente, le asestó varias puñaladas con un cuchillo de grandes dimensiones.

Consumada la muerte, a fin de ocultar su accionar y procurar su impunidad, dado que Carrasco alquilaba una habitación en el predio del domicilio particular de la víctima, seccionó y mutiló las extremidades del cuerpo y las escondió entre la medianera del domicilio y medianera del predio adyacente.

LEÉ MÁS

Quieren que el acusado de descuartizar zafe por loco

Se hizo justicia: le dieron cadena perpetua al descuartizador de Fernández Oro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario