Crecen las dudas por el asesinato del trabajador municipal en las 1200 viviendas

Los vecinos demorados fueron liberados. Un hermano de la víctima los involucró.

La principal hipótesis del crimen ocurrido en las 1200 quedó en duda tras las primeras averiguaciones, y las dos personas demoradas en un primer momento ya recuperaron la libertad. “Somos personas de trabajo y de bien”, recalcó Fabiana, sobrina de una de los detenidos por efectivos de la Subcomisaría 79ª.

El homicidio de Adrián “Gatito” Garcés, que tuvo lugar en una propiedad de Naciones Unidas y Turrín, parece que no va a ser fácil de desentrañar y el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti busca avanzar en la identificación de posibles testigos.

Ayer, Fabiana confirmó a este diario que su tío Daniel fue involucrado por un hermano menor de la víctima pero que no tiene nada que ver con lo sucedido el miércoles en horas de la noche. De esta forma, se cayó parte de la pesquisa encabezada por la Unidad 79ª y la fiscalía local, y hay pocas certezas de quién sería el autor del brutal asesinato, explicaron fuentes policiales.

Según Fabiana, su tío Daniel quedó preso apenas sucedió el hecho y no opuso ningún tipo de resistencia. “A las 22 se entrega”, explicó. Y agregó que demoraron a otro tío “para resguardarlo” ante posibles represalias de allegados a la víctima.

En cuanto a los motivos de por qué fueron involucrados, Fabiana contó que un hermano de Garcés los señaló como presuntos autores. Sin embargo, la Justicia no encontró pruebas en su contra y el jueves al mediodía quedaron en libertad. La sobrina de los vecinos de las 1200 resaltó que los dos llegaron de trabajar en bicicleta el miércoles por la noche y que el homicidio ya había ocurrido.

Respecto de si existían problemas con la familia de Garcés, Fabiana respondió en forma negativa y precisó que sus tíos vivían con sus abuelos. Enfatizó que en alguna oportunidad los ayudaron y había cierta amistad; por esto, no ocultó su sorpresa por la acusación del hermano menor de la víctima.

Con la liberación de los dos sospechosos, los investigadores se concentraron en el análisis de material de cámaras de seguridad y esperan dar con testigos presenciales o, al menos, que puedan brindar aportes concretos sobre las circunstancias que rodearon el brutal crimen de las 1200.

Garcés murió luego de recibir una estocada en el pecho. Las fuentes indicaron que el ataque no se habría producido en la vereda sino en su propia casa. Familiares y amigos buscaron reanimarlo, pero los esfuerzos fueron en vano.

Inquietud

Amenazaron con quemarles la casa

Una custodia policial permanece en las 1200 para evitar posibles ataques contra el domicilio de las dos personas demoradas en un primer momento. “Esta familia está amenazando con quemar la casa”, reconoció Fabiana, quien no ocultó su temor por una probable agresión a sus familiares.

En tanto, hay expectativas de ubicar a testigos que presenciaron una pelea entre el Gatito Garcés y personas desconocidas, un incidente que tuvo lugar antes del homicidio. Su identificación permitiría tener precisiones sobre lo que ocurrió después y derivó en la muerte del empleado municipal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario